¿Por qué elegí esta ilustración?

Ilustracion: Georges de La Tour Magdalena Penitente 1625-1650 Metropolitan Museum Nueva York

¿Por qué elegi esta ilustración?

Una habitación a oscuras, una única fuente de luz, una gran figura que llena todo el cuadro. Una mujer sentada. Aún es joven, ni su rostro que apenas vemos, ni su cuello y escote, ni sus manos delatan todavía la huella destructiva del tiempo. Solo tres colores, los más antiguos, los que han acompañado a los humanos desde la remota prehistoria: el blanco, la luz, el rojo, la vida, el negro, la muerte.
Georges de La Tour (1593 – 1652), pintor lorenés, hijo de un albañil, casado con una mujer de la nobleza, con ínfulas de noble y odioso a sus vecinos, famosísimo en vida. Habitante del terrible siglo XVII, en una tierra disputada entre el Imperio y el rey de Francia. Georges de La Tour no existía, de su producción de casi quinientos cuadros, quedaron veintitrés originales. Georges de La Tour volverá existir a partir de 1932, cuando la Europa del siglo XX, que ya olvidaba lo que era la oscuridad pronto conocerá las tinieblas.
Los cuadros de Georges de La Tour no tienen título, es decir su título original se ha perdido y el que tienen es posterior al redescubrimiento del pintor. Volvamos al cuadro. ¿Esta mujer es María Magdalena? María Magdalena, santa muy popular en la Edad Media, fue un motivo muy repetido desde el Renacimiento, pues en un cuadro de temática religiosa es posible pintar a una hermosa mujer, poder exhibir ricos ropajes, desnudez femenina sin que hubiera censura. Magdalena a partir del Renacimiento es casi siempre rubia, de larga y rizada cabellera. Incluso o sobre todo, cuando de trata de Magdalena penitente, es posible apreciar la sensualidad del personaje. María Magdalena siempre fue una santa incómoda, ambigua, turbadora. No era virgen, no era esposa, no era madre, pero es una de las valientes mujeres que asiste a la Crucifixión y el primer testigo de la Resurrección. La Iglesia no tuvo más remedio que tolerarla.
Magdalena está sola en una habitación despojada como una celda, mira hacia el espejo aunque no vemos su reflejo ¿se ve ella misma? Quizá se mira por última vez. Quizá nunca más volverá a ver su rostro iluminado intensamente por la única fuente luz, ese candelabro con esa vela lujosa de cera, en ese espejo de marco tallado. Ha dejado el collar de perlas sobre la mesa, las perlas que en el siglo XVII indican liviandad, se asocian con las cortesanas y la prostitución. En el suelo hay otras joyas. Magdalena se está despidiendo, en silencio, en soledad absoluta. Pero Magdalena aún es quien ha sido, la mujer que ha conocido el placer y la libertad. Aún calza lujosamente y su falda roja como los zapatos es de rico tejido. Ese color rojo que lleva siglos tiñendo los vestidos de novia, los vestidos de fiesta, los vestidos de las prostitutas. Es cierto que lleva una sencilla camisa, la camisa es esa época una prenda interior, pero su larga melena, no rubia ni rizada, sino oscura y lisa, está cepillada como la de una dama de la época Heian. Y en otras o posterioresversiones, Magdalena, que ya ha renunciado, que ya no se ilumina con velas sino con candiles de aceite, que ya es penitente, mantendrá esa lisa y perfecta cabellera de dama japonesa.
Un universo casi monócromo, una austeridad total, habitaciones despojadas, personas humildes, nada bellas, unos volúmenes geométricos, incluso en los rostros. El ser humano solo, ante sí mismo, a la luz de una vela, de un candil, de una llama. En nuestro mundo de hoy hace mucho que perdimos la oscuridad. No podemos imaginar lo que es vivir solo a la luz de día, que luminarias como candiles, velas, antorchas, solo eran algo para hacer el tránsito a la noche, a la oscuridad total. Dije más arriba que cuando se redescubrió a Georges de La Tour en 1932 Europa estaba a punto de recordar las tinieblas. No las tinieblas metafóricas de vivir una era de guerra como la que vivió el pintor, sino las reales. Durante los años de la Segunda Guerra Mundial la mayoría de las ciudades europeas bajo la amenaza de la destrucción de los bombardeos aéreos, volvieron a ser lo que habían sido durante siglos: lugares de oscuridad, incertidumbre y miedo.
Magdalena, seria, sola en esa habitación desnuda, con los restos de su pasado, con el espejo que el que no se volverá a mirar, rozando con sus dedos el cráneo amarillento de frente huidiza que tiene en el regazo pero al que no mira todavía. Magdalena es la imagen de la melancolía, muy parecida a la deDomenico Fetti, contemporánea suya. La melancolía de quien sabe que no volverá a haber amores, ni fiestas, ni alegría, ni belleza, porque todo es pasajero. Cuando Magdalena apague esa vela y se haga la oscuridad total en la habitación para el sueño de la noche, ese sueño será el hermano de la muerte que están acariciando sus dedos.

lunes, 9 de noviembre de 2015

1586, EL AÑO DE LA DESGRACIA, LA PESTE EN BARCELONA Y LA BULA DEL PAPA SIXTO V "EL MALDITO".

1586, EL AÑO DE LA DESGRACIA, LA PESTE EN BARCELONA Y LA BULA DEL PAPA SIXTO V "EL MALDITO".

Hay momentos de la historia de la humanidad que son terribles, como en el año 1586 cuando la astrología fué expulsada de las universidades a causa de un Papa maldito, un personaje perverso y dañino que perjudicó a la astrologia hasta dejarla fuera de la cultura, muerta y condenada por siglos.

El día 6 de diciembre de 1586 se dió el primer aviso de la llegada de peste bubónica a Barcelona, en menos de tres años murieron una de cada cuatro personas en la Ciudad Condal, se redujo la población más de un 25%.
En la carta del 0 Aries de Barcelona de 1586, Marte estaba junto al Sol, mientras que Plutón formaba una conjunción partil con la Luna. Las dos luminarias junto a los dos "malages" en la Casa IV, el corazón de la ciudad.
"(…) Encendiose tanto en Barcelona la peste que no hubo calle corta y pequeña que fuese en la cual aquella no penetrase. Y apenas hubo casa secular habitada en la que no enfermase alguien. Pocas veces se ha visto pestilencia de contagio, que hiciese tanto daño a una ciudad como esta hizo a Barcelona.
La población enfermaba de pestilencia de manera diferente. Algunos tenían tenía grano y vértula y poca o ninguna fiebre, y estos todos vivían. Otros tenían vertula sin grano, con fiebre pestilencial: de estos muchos morían. Otros tenían granos y vértula con fiebre pestilencia, y de estos, los que tenían el grano en los brazos o en las piernas, muchos la campaban, pero los que tenían el grano en los costados, en los pechos o en la cabeza casi todos morían.(...) Los que tenían los granos en la cabeza, tenían las vértulas correspondientes detrás de las orejas.(...)

Sin duda fue un tiempo terrible para Barcelona, aunque más maldito fué para la Astrología, pues en esos años ocupaba el papado un hombre perverso, un sujeto descendiente de los refugiados que llegaron en el siglo XVI a Italia en situación semejante a los que estamos viendo en la acualidad. Sus padres fueron a parar a Gottammare  (La gruta madre) un pueblo muy antiguo de norte de Italia en el que nació este mal Papa un 13 de diciembre de 1521.
 Ahí lo tienes un Capricornio de lo más puro; Sol y Ascendente en Capricornio, además de Júpiter, Mercurio, hasta ahí bien, pero lo que lo hace perverso es la conjunción de Plutón con Marte que ya conocemos sobradamente y sabemos como actúan este par de malajes juntos.  Saturno es el máximo dispositor, pues salvo Neptuno que está en Piscis, Saturno es dispositor de todos lo demás planetas.

Tanto componente Saturno y la mala conjunción de Marte y Plutón lo hace perfecto para desempeñar el papel de villano en la Gran Obra de la humanidad.  Los guionistas escriben el libreto del villano con el mismo interés que escriben el libreto del "chico bueno".  

Sea como fuere, el Guionista nos mandó a este sujeto de oscuro pelaje, con malage y mala sombra para fastidiar, igual que la peste.  -Fíjate tu si era mala sombra el tío que fue el que bendijo a la Armada invencible y cuando ya teníamos a los ingleses acogotados, la mala sombra de su bendición desató un temporal que hundió a la armada sin disparar un cañón. Eso es mala sombra.

Nada más morirse el Papa Gregorio XIII, con quien estaba enemistado, a los pocos días asumió el papado. 
En los atacires del ciclo de 156, el reloj de todas las muertes, el atacir de la Luna llegaba a Venus en Escoripio en la Casa IX, la puerta del papado, al mismo tiempo que el atacir del Ascendente llegaba a la Luna.  Después de la muerte del Papa Gregorio XIII, Sixto V adquirió una popularidad que antes no tenía, pues estaba retirado traduciendo libros de santos.

Duró como Papa lo mismo que la peste bubónica en Barcelona, pero en sus tres años de papado dejó su huella bien marcada.  El Papa Sixto murió, la peste de Barcelona terminó, pero la Bula papal que prohibe el estudio de la Astrología no ha sido derogada aún.
Si nos fijamos en la carta del cielo de nacimiento de Sixto V "el maldito" tambien llamando el "Hacha", se ve reflejado el guión en la sesquicuadratura de Júpiter con Urano, siendo Júpiter las leyes o la bula que él promulgo, la sesquicuadratura un corte una interrupción sobre Urano que refleja la Astrología.

Y digo yo, será que el Guionista tenía programado dejar a la Astrología para más adelante, cuando ya estemos de pleno en la Era de Acuario, y el Papa VI "el maldito" en el fondo era un bendito que no tiene culpa de nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada