¿Por qué elegí esta ilustración?

Ilustracion: Georges de La Tour Magdalena Penitente 1625-1650 Metropolitan Museum Nueva York

¿Por qué elegi esta ilustración?

Una habitación a oscuras, una única fuente de luz, una gran figura que llena todo el cuadro. Una mujer sentada. Aún es joven, ni su rostro que apenas vemos, ni su cuello y escote, ni sus manos delatan todavía la huella destructiva del tiempo. Solo tres colores, los más antiguos, los que han acompañado a los humanos desde la remota prehistoria: el blanco, la luz, el rojo, la vida, el negro, la muerte.
Georges de La Tour (1593 – 1652), pintor lorenés, hijo de un albañil, casado con una mujer de la nobleza, con ínfulas de noble y odioso a sus vecinos, famosísimo en vida. Habitante del terrible siglo XVII, en una tierra disputada entre el Imperio y el rey de Francia. Georges de La Tour no existía, de su producción de casi quinientos cuadros, quedaron veintitrés originales. Georges de La Tour volverá existir a partir de 1932, cuando la Europa del siglo XX, que ya olvidaba lo que era la oscuridad pronto conocerá las tinieblas.
Los cuadros de Georges de La Tour no tienen título, es decir su título original se ha perdido y el que tienen es posterior al redescubrimiento del pintor. Volvamos al cuadro. ¿Esta mujer es María Magdalena? María Magdalena, santa muy popular en la Edad Media, fue un motivo muy repetido desde el Renacimiento, pues en un cuadro de temática religiosa es posible pintar a una hermosa mujer, poder exhibir ricos ropajes, desnudez femenina sin que hubiera censura. Magdalena a partir del Renacimiento es casi siempre rubia, de larga y rizada cabellera. Incluso o sobre todo, cuando de trata de Magdalena penitente, es posible apreciar la sensualidad del personaje. María Magdalena siempre fue una santa incómoda, ambigua, turbadora. No era virgen, no era esposa, no era madre, pero es una de las valientes mujeres que asiste a la Crucifixión y el primer testigo de la Resurrección. La Iglesia no tuvo más remedio que tolerarla.
Magdalena está sola en una habitación despojada como una celda, mira hacia el espejo aunque no vemos su reflejo ¿se ve ella misma? Quizá se mira por última vez. Quizá nunca más volverá a ver su rostro iluminado intensamente por la única fuente luz, ese candelabro con esa vela lujosa de cera, en ese espejo de marco tallado. Ha dejado el collar de perlas sobre la mesa, las perlas que en el siglo XVII indican liviandad, se asocian con las cortesanas y la prostitución. En el suelo hay otras joyas. Magdalena se está despidiendo, en silencio, en soledad absoluta. Pero Magdalena aún es quien ha sido, la mujer que ha conocido el placer y la libertad. Aún calza lujosamente y su falda roja como los zapatos es de rico tejido. Ese color rojo que lleva siglos tiñendo los vestidos de novia, los vestidos de fiesta, los vestidos de las prostitutas. Es cierto que lleva una sencilla camisa, la camisa es esa época una prenda interior, pero su larga melena, no rubia ni rizada, sino oscura y lisa, está cepillada como la de una dama de la época Heian. Y en otras o posterioresversiones, Magdalena, que ya ha renunciado, que ya no se ilumina con velas sino con candiles de aceite, que ya es penitente, mantendrá esa lisa y perfecta cabellera de dama japonesa.
Un universo casi monócromo, una austeridad total, habitaciones despojadas, personas humildes, nada bellas, unos volúmenes geométricos, incluso en los rostros. El ser humano solo, ante sí mismo, a la luz de una vela, de un candil, de una llama. En nuestro mundo de hoy hace mucho que perdimos la oscuridad. No podemos imaginar lo que es vivir solo a la luz de día, que luminarias como candiles, velas, antorchas, solo eran algo para hacer el tránsito a la noche, a la oscuridad total. Dije más arriba que cuando se redescubrió a Georges de La Tour en 1932 Europa estaba a punto de recordar las tinieblas. No las tinieblas metafóricas de vivir una era de guerra como la que vivió el pintor, sino las reales. Durante los años de la Segunda Guerra Mundial la mayoría de las ciudades europeas bajo la amenaza de la destrucción de los bombardeos aéreos, volvieron a ser lo que habían sido durante siglos: lugares de oscuridad, incertidumbre y miedo.
Magdalena, seria, sola en esa habitación desnuda, con los restos de su pasado, con el espejo que el que no se volverá a mirar, rozando con sus dedos el cráneo amarillento de frente huidiza que tiene en el regazo pero al que no mira todavía. Magdalena es la imagen de la melancolía, muy parecida a la deDomenico Fetti, contemporánea suya. La melancolía de quien sabe que no volverá a haber amores, ni fiestas, ni alegría, ni belleza, porque todo es pasajero. Cuando Magdalena apague esa vela y se haga la oscuridad total en la habitación para el sueño de la noche, ese sueño será el hermano de la muerte que están acariciando sus dedos.

lunes, 9 de noviembre de 2015

MARTE Y PLUTÓN, LA INFLUENCIA DE UN CICLO QUE NO CONVIENE OLVIDAR.

MARTE Y PLUTÓN, LA INFLUENCIA DE UN CICLO QUE NO CONVIENE OLVIDAR.

Una de las formas de observar la influencia astrológica de manera clara y objetiva es usando la técnica de los ciclos planetarios y sus atacires. Los ciclos se forman cada vez que un planeta llega a conjunción con otro planeta.  De los quince ciclos planetarios que se pueden formar entre los planetas exteriores; Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón, el ciclo de Marte y Plutón es el que más me impresiona, por terrible y por que es el reloj donde tocan las horas más duras y terroríficas, en las que los protagonistas suelen ser los terroristas de todo tipo y su capacidad de matar, es terrible, tenebroso, brutal, me impresiona, ya lo he dicho.

La última vez que me he asomado al reloj del ciclo de Marte y Plutón, ha sido a causa del atentado terrorista en el avión ruso que regresaba desde el sur de la península del Sinaí a San Peterburgo.  Ya se ha sabido que se trata de un atentado con bomba en la carga de la bodega introducida por un mozo de carga que se ha dado a la fuga.

Para ver en que mapa del cielo podía estar reflejado un asunto así caleculé la carta del cielo del ciclo de Marte y Pluton del 11 de noviembre 2015 y los tacires para el día 31 de octubre cuando fué derribado el avión ruso.
Un ataque directo a Moscú, una agresión aérea, un daño terrible para los rusos de calse media alta que tenían resuelto sus vacaciones de verano en el sur del Sinaí donde se ha construído un paraíso artificial para los nórdicos.
Allá, en el último rincón de la morería se les ocurre montar un imperio turístico a todo tren, una zona lúdica y de hosteleria turística que supera con creces a lo que hay en las islas Canarias, setenta mil rusos estaban tomando el sol en estos días otoñales en el sur de Sinaí.
Un paraíso para los giris y los rusos, esos turistas que antes venían a Torrevieja y a Benidorm y que se han vendido al moro. Ahora volverán si o si, porque en Torrevieja siempre hace buen sol.

Los moritos malos se dejan poseer el por el "malage" de Plutón y hacen su trabajo; aterrorizar. Y eso no va a parar de ninguna de las maneras, incluso vamos a ver cosas terribles pronto, para lo que es mejor estar preparados para ver las cosas venir.

No es la primera vez que opero con el ciclo de Marte y Plutón, tengo varios articulos que tratan sobre ello.  En esta ocasión estaba observando el cielo, en modo atacires del ciclo, igual que hacen los astrónomos cuando ven venir un meteorito o los meteorólogos cuando ven venir una tormenta tropical.
 La zona donde podría notarse con mayor intensidad la terrible influencia de la conjunción de Marte y Plutón es la zona del Oriente Medio donde la conjunción está en el MC.
El día 17 de noviembre de 2015, el atacir de la conjunción está llegando al lugar de la Luna. -La última vez que ocurrió algo así fue en la época de Sadamm Hussein cuando usaba escudos humanos. Y eso se está repitiendo, esa es la terrible impresión que me da este atacir de Marte y Plutón sobre la Luna en esas zonas del mundo. Pues inevitablemente Putín va a tener que dar alguna respuesta al asesinato terrible del avión derribado.
Los rusos no son tan "finos" como los europeos o los americanos, a mi me parece que son más contundentes, más destructivos, menos finos y que ha de haber una respuesta a la masacre del avión ruso, es imposible que no sea así, por ello en estos días podremos ver con bastante seguridad como revienta el mundo y cunde la muerte y el horror en esa parte del planeta. No sabes cuánto lo siento, me gustaría ver venir cosas más agradables, pero esto es lo que se ve poniendo el ojo en el ciclo de Marte y Plutón.

Por último, es de sentido común pensar que esa influencia se extienda a todo el globo y que también se note como un ambiente tétrico, quizás con muertes de personajes populares o con finales muy sonados. Y es que cuando Plutón y Marte van de la mano, no hace nada bueno, son como dos malandros de barrio que van dañando a quien se pone a su alcance, así son los "malages".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada