¿Por qué elegí esta ilustración?

Ilustracion: Georges de La Tour Magdalena Penitente 1625-1650 Metropolitan Museum Nueva York

¿Por qué elegi esta ilustración?

Una habitación a oscuras, una única fuente de luz, una gran figura que llena todo el cuadro. Una mujer sentada. Aún es joven, ni su rostro que apenas vemos, ni su cuello y escote, ni sus manos delatan todavía la huella destructiva del tiempo. Solo tres colores, los más antiguos, los que han acompañado a los humanos desde la remota prehistoria: el blanco, la luz, el rojo, la vida, el negro, la muerte.
Georges de La Tour (1593 – 1652), pintor lorenés, hijo de un albañil, casado con una mujer de la nobleza, con ínfulas de noble y odioso a sus vecinos, famosísimo en vida. Habitante del terrible siglo XVII, en una tierra disputada entre el Imperio y el rey de Francia. Georges de La Tour no existía, de su producción de casi quinientos cuadros, quedaron veintitrés originales. Georges de La Tour volverá existir a partir de 1932, cuando la Europa del siglo XX, que ya olvidaba lo que era la oscuridad pronto conocerá las tinieblas.
Los cuadros de Georges de La Tour no tienen título, es decir su título original se ha perdido y el que tienen es posterior al redescubrimiento del pintor. Volvamos al cuadro. ¿Esta mujer es María Magdalena? María Magdalena, santa muy popular en la Edad Media, fue un motivo muy repetido desde el Renacimiento, pues en un cuadro de temática religiosa es posible pintar a una hermosa mujer, poder exhibir ricos ropajes, desnudez femenina sin que hubiera censura. Magdalena a partir del Renacimiento es casi siempre rubia, de larga y rizada cabellera. Incluso o sobre todo, cuando de trata de Magdalena penitente, es posible apreciar la sensualidad del personaje. María Magdalena siempre fue una santa incómoda, ambigua, turbadora. No era virgen, no era esposa, no era madre, pero es una de las valientes mujeres que asiste a la Crucifixión y el primer testigo de la Resurrección. La Iglesia no tuvo más remedio que tolerarla.
Magdalena está sola en una habitación despojada como una celda, mira hacia el espejo aunque no vemos su reflejo ¿se ve ella misma? Quizá se mira por última vez. Quizá nunca más volverá a ver su rostro iluminado intensamente por la única fuente luz, ese candelabro con esa vela lujosa de cera, en ese espejo de marco tallado. Ha dejado el collar de perlas sobre la mesa, las perlas que en el siglo XVII indican liviandad, se asocian con las cortesanas y la prostitución. En el suelo hay otras joyas. Magdalena se está despidiendo, en silencio, en soledad absoluta. Pero Magdalena aún es quien ha sido, la mujer que ha conocido el placer y la libertad. Aún calza lujosamente y su falda roja como los zapatos es de rico tejido. Ese color rojo que lleva siglos tiñendo los vestidos de novia, los vestidos de fiesta, los vestidos de las prostitutas. Es cierto que lleva una sencilla camisa, la camisa es esa época una prenda interior, pero su larga melena, no rubia ni rizada, sino oscura y lisa, está cepillada como la de una dama de la época Heian. Y en otras o posterioresversiones, Magdalena, que ya ha renunciado, que ya no se ilumina con velas sino con candiles de aceite, que ya es penitente, mantendrá esa lisa y perfecta cabellera de dama japonesa.
Un universo casi monócromo, una austeridad total, habitaciones despojadas, personas humildes, nada bellas, unos volúmenes geométricos, incluso en los rostros. El ser humano solo, ante sí mismo, a la luz de una vela, de un candil, de una llama. En nuestro mundo de hoy hace mucho que perdimos la oscuridad. No podemos imaginar lo que es vivir solo a la luz de día, que luminarias como candiles, velas, antorchas, solo eran algo para hacer el tránsito a la noche, a la oscuridad total. Dije más arriba que cuando se redescubrió a Georges de La Tour en 1932 Europa estaba a punto de recordar las tinieblas. No las tinieblas metafóricas de vivir una era de guerra como la que vivió el pintor, sino las reales. Durante los años de la Segunda Guerra Mundial la mayoría de las ciudades europeas bajo la amenaza de la destrucción de los bombardeos aéreos, volvieron a ser lo que habían sido durante siglos: lugares de oscuridad, incertidumbre y miedo.
Magdalena, seria, sola en esa habitación desnuda, con los restos de su pasado, con el espejo que el que no se volverá a mirar, rozando con sus dedos el cráneo amarillento de frente huidiza que tiene en el regazo pero al que no mira todavía. Magdalena es la imagen de la melancolía, muy parecida a la deDomenico Fetti, contemporánea suya. La melancolía de quien sabe que no volverá a haber amores, ni fiestas, ni alegría, ni belleza, porque todo es pasajero. Cuando Magdalena apague esa vela y se haga la oscuridad total en la habitación para el sueño de la noche, ese sueño será el hermano de la muerte que están acariciando sus dedos.

lunes, 19 de mayo de 2014

LA LUNA, LA MUJER, LA MADRE, LA HIPOTÉCA DE LA CASA Y LA ÚLCERA DE ESTÓMAGO.

LA LUNA, LA MUJER, LA MADRE, LA HIPOTÉCA DE LA CASA Y LA ÚLCERA DE ESTÓMAGO.

 
La influencia astrológica tiene una forma muy precisa y clara de actuar, otra cosa es que se reconozca esa influencia en cada persona, en cada uno de nosotros.
.
Desde la ciencia astrológica se asocia la Luna con la madre, lo que es lo mismo que decir que la influencia astrológica de la Luna se escenifica a través de la madre. Al principio de nuestras vidas, la influencia de la Luna la recibimos no de modo directo, sino a través de la madre, a través de su pecho, de su blanca leche, de su alimento, de sus cuidados y caricias. 
Desde que nacemos hasta los cuatro años estamos en lo que se conoce desde antiguo como la edad de la Luna, un tiempo vital que determinará nuestros gustos por la comida y nuestra capacidad de manifestar nuestros sentimientos. Es el tiempo de recibir la "carga afectiva", depende de la carga que se reciba en esos años asi seremos sentimentalmente, porque esa "carga" condicionará nuestra vida sentimental.
.
-A los niños hay que acariciarlos y cuidarlos maternalmente hasta los cuatro año. Si se excede en ello y se sigue acariciando, dando teta o bañando desnudo al niño, se excede en carga afectiva y el niño corre riesgos de amariconarse o volverse muy mujeriego. -Como un amigo mio Tauro, al que su madre daba pecho hasta los siete años, mi amigo salía del colegio y lo primero que hacia es ir a darle una mamadita a su madre. Su vida actual no la cuento porqué se trata de hombre seductor y mujeriego hasta lo inimaginable.
.
Si la madre, por las razones que fuere no alimenta de pecho a su niño ni le da calor, alimento y caricias, puede acabar como esos niños del este europeo nacidos y criados sin calor materno que luego han sido adoptados por familas españolas. -Pregunta y verás tu lo que ha pasado.
.
La Luna es la mujer, o mejor, la influencia astrológica de la Luna se escenifica preferentemente a través de la mujer que tiene pecho, que puede dar leche, parir y ser madre.
 .
La Luna y la madre forman una conexión total, completa. Dependiendo de los aspectos y el Estado Cósmico de la Luna en el nacimiento, así respoderemos a los sentimientos y tambien a la alimentación. -Existen numerosos trabajos de muchos autores que así que lo demuestran.
.
Para los hombres casados su mujer es su Luna, de quien reciben afecto y también le crea los hábitos alimentarios. Si se realiza correctamente la transferencia, en general, uno acaba por tener a una mujer que en cierta medida se parece a su madre, o a su tía o a la mujer de la cual recibió afecto y alimentacion.
.
El alimento que se recibe de la madre directamente pasa por el estómago, por eso el estómago tiene un conexión total con el aparato digestivo. 
El que tiene a la Luna de nacimiento bien dispuesta y conectada con Júpiter, generalmente será persona de "buen apetito". Cualquiera de nosotros cuando recibimos la influencia de Júpiter sobre la Luna, como por ejemplo durante un tránsito, podremos notar un aumento del apetito. Mientras que si ocurre lo mismo con Saturno, el resultado es inverso y disminuye o se pierde el apetito.
.
De hecho, cuando se llega a los 56 años, momento de entrar en la edad de Júpiter, se suele aumentar el apetito, y en general hay un aumento de peso corporal hasta los 72 años, la llegada a la edad de Saturno.
.
Si la Luna de nacimento está en buen estado cósmico, lo normal es tener un buen estómago y un apetito adecuado. Sin embargo los aspectos que reciba la Luna tienen un significado de alimentos que agradan sienten bien o mal, dependiendo de los aspectos.  De igual manera la manifestación de los sentimientos está asociada con la Luna y los aspectos que reciba serán determinantes en la vida sentimental de cada persona.

Si la Luna de nacimiento recibe malos aspectos, la influencia astrológica de la Luna se escenificará según esa disposición, los aspectos son determinantes en la vida sentimental de cada persona, una Luna fuerte por posición como cuando está en Cáncer puede tener un significado de una madre fuerte y dominante. -Tengo un amigo que tiene la Luna en Cáncer opuesta a Marte y Júpiter, su madre quería tener una niña, así que lo vistió de niña . El resultado fue que luego el ha tenido que ir gritando que es macho, no es que se afeminara. Las historias con la Luna y la madre son interminables
.
La madre o la mujer son las amas de casa, las que dan vida al hogar, ( aunque sean mujeres trabajadoras) el hogar se constituye dentro de una casa, por eso las casas, el hogar y la familia está bajo la influencia de la Luna.  Una Luna bien conectada por aspectos con Júpiter se suele escenificar como una casa grande, o con madera y azul, pero una Luna con Saturno tiende a escenificarse como un vivienda fría, con escaleras o con una hipoteca de muchos años.
.
Oiga D Tito, ¿pero que tiene que ver la úlcera de estómago con todo ésto?.
.
Mucho, no te quepa duda, los disgustos con la madre, a la hora de la comida o los disgustos con la mujer a cualquier hora, o los disgustos de la hipoteca de la casa hacen aumentar los ácidos en el estómago, y la úlcera de estómago se produce a causa de ese aumento de ácidos en el cual se pueden desarrollar los "helicobacter" - uno bichos en forma de gancho que son como peces espadas capitan garfio que te laceran el estómago y te producen úlcera, unos bichos que no puede desarrollarse si no hay muchos ácidos.
Los disgustos con la madre, la mujer o la dificultad para pagar la hipoteca de la casa, están relacionados con la influencia de la Luna y el estómago, da lo mismo que te lo creas o no, esperáte a que te llegue un tránsito de Marte sobre tu Luna y luego me lo cuentas, ¡ah! y cuidadito con los helicobacter que están por todas partes y se contagian con facilidad.  Menos mal que hoy día hay un buen tratamiento para matar al bicho que antes no se conocía.  Si tienes helicobacter consulta a tu doctora y mira a ver como te las arreglas para no disgustarte tanto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada