¿Por qué elegí esta ilustración?

Ilustracion: Georges de La Tour Magdalena Penitente 1625-1650 Metropolitan Museum Nueva York

¿Por qué elegi esta ilustración?

Una habitación a oscuras, una única fuente de luz, una gran figura que llena todo el cuadro. Una mujer sentada. Aún es joven, ni su rostro que apenas vemos, ni su cuello y escote, ni sus manos delatan todavía la huella destructiva del tiempo. Solo tres colores, los más antiguos, los que han acompañado a los humanos desde la remota prehistoria: el blanco, la luz, el rojo, la vida, el negro, la muerte.
Georges de La Tour (1593 – 1652), pintor lorenés, hijo de un albañil, casado con una mujer de la nobleza, con ínfulas de noble y odioso a sus vecinos, famosísimo en vida. Habitante del terrible siglo XVII, en una tierra disputada entre el Imperio y el rey de Francia. Georges de La Tour no existía, de su producción de casi quinientos cuadros, quedaron veintitrés originales. Georges de La Tour volverá existir a partir de 1932, cuando la Europa del siglo XX, que ya olvidaba lo que era la oscuridad pronto conocerá las tinieblas.
Los cuadros de Georges de La Tour no tienen título, es decir su título original se ha perdido y el que tienen es posterior al redescubrimiento del pintor. Volvamos al cuadro. ¿Esta mujer es María Magdalena? María Magdalena, santa muy popular en la Edad Media, fue un motivo muy repetido desde el Renacimiento, pues en un cuadro de temática religiosa es posible pintar a una hermosa mujer, poder exhibir ricos ropajes, desnudez femenina sin que hubiera censura. Magdalena a partir del Renacimiento es casi siempre rubia, de larga y rizada cabellera. Incluso o sobre todo, cuando de trata de Magdalena penitente, es posible apreciar la sensualidad del personaje. María Magdalena siempre fue una santa incómoda, ambigua, turbadora. No era virgen, no era esposa, no era madre, pero es una de las valientes mujeres que asiste a la Crucifixión y el primer testigo de la Resurrección. La Iglesia no tuvo más remedio que tolerarla.
Magdalena está sola en una habitación despojada como una celda, mira hacia el espejo aunque no vemos su reflejo ¿se ve ella misma? Quizá se mira por última vez. Quizá nunca más volverá a ver su rostro iluminado intensamente por la única fuente luz, ese candelabro con esa vela lujosa de cera, en ese espejo de marco tallado. Ha dejado el collar de perlas sobre la mesa, las perlas que en el siglo XVII indican liviandad, se asocian con las cortesanas y la prostitución. En el suelo hay otras joyas. Magdalena se está despidiendo, en silencio, en soledad absoluta. Pero Magdalena aún es quien ha sido, la mujer que ha conocido el placer y la libertad. Aún calza lujosamente y su falda roja como los zapatos es de rico tejido. Ese color rojo que lleva siglos tiñendo los vestidos de novia, los vestidos de fiesta, los vestidos de las prostitutas. Es cierto que lleva una sencilla camisa, la camisa es esa época una prenda interior, pero su larga melena, no rubia ni rizada, sino oscura y lisa, está cepillada como la de una dama de la época Heian. Y en otras o posterioresversiones, Magdalena, que ya ha renunciado, que ya no se ilumina con velas sino con candiles de aceite, que ya es penitente, mantendrá esa lisa y perfecta cabellera de dama japonesa.
Un universo casi monócromo, una austeridad total, habitaciones despojadas, personas humildes, nada bellas, unos volúmenes geométricos, incluso en los rostros. El ser humano solo, ante sí mismo, a la luz de una vela, de un candil, de una llama. En nuestro mundo de hoy hace mucho que perdimos la oscuridad. No podemos imaginar lo que es vivir solo a la luz de día, que luminarias como candiles, velas, antorchas, solo eran algo para hacer el tránsito a la noche, a la oscuridad total. Dije más arriba que cuando se redescubrió a Georges de La Tour en 1932 Europa estaba a punto de recordar las tinieblas. No las tinieblas metafóricas de vivir una era de guerra como la que vivió el pintor, sino las reales. Durante los años de la Segunda Guerra Mundial la mayoría de las ciudades europeas bajo la amenaza de la destrucción de los bombardeos aéreos, volvieron a ser lo que habían sido durante siglos: lugares de oscuridad, incertidumbre y miedo.
Magdalena, seria, sola en esa habitación desnuda, con los restos de su pasado, con el espejo que el que no se volverá a mirar, rozando con sus dedos el cráneo amarillento de frente huidiza que tiene en el regazo pero al que no mira todavía. Magdalena es la imagen de la melancolía, muy parecida a la deDomenico Fetti, contemporánea suya. La melancolía de quien sabe que no volverá a haber amores, ni fiestas, ni alegría, ni belleza, porque todo es pasajero. Cuando Magdalena apague esa vela y se haga la oscuridad total en la habitación para el sueño de la noche, ese sueño será el hermano de la muerte que están acariciando sus dedos.

domingo, 28 de diciembre de 2014

Todos tenemos un sector de nuestra carta natal en donde somos más egoístas. Reconocerlo es el primer paso. En todos los países vamos a encontrar gente egoísta, pero si no se combate a tiempo quedaremos solos y aislados del mundo. Recordemos que nuestros gobernantes son el reflejo de lo que somos nosotros y que lo que no me gusta del otro lo corrijo en mi. Si queremos crear un mundo mejor, mejórate a ti mismo. Si queremos vivir en un mundo sin egoismo, trabajemos por liberar el que esta dentro de nosotros. Corresponde a los ciudadanos definir nuestro destino!! Algunas ideas tomadas de ejercicios para combatir el egoismo en: http://es.wikihow.com/dejar-de-ser-ego%C3%ADsta

Tomado del blog de Enriqueta Bruni

DOMINGO, 16 DE NOVIEMBRE DE 2014


SOLUCIONES AL EGOISMO DEL VENEZOLANO, desde el punto de vista astrológico


El término egoísmo hace referencia al amor excesivo que una persona siente 
sobre sí misma y que le hace atender desmedidamente su propio interés. Por 
lo tanto, el egoísta no se interesa por el interés del prójimo y rige sus actos de 
acuerdo a su absoluta conveniencia.

Se pudiera decir que los seres humanos tenemos un área donde somos más 
egoístas que en otras. Puede que para algunos sea más fácil desprenderse 
de cosas y a otros les cueste más. También hay un nivel de educación 
y de evolución, ya que en esta vida venimos a aprender y a trascender nuestros 
miedos e inseguridades.
La familia es clave para inculcar valores de cooperación, confianza, 
seguridad, altruismo y todo aquello que enseñe al niño a que el ser y hacer 
es más importante que el tener. No somos lo que tenemos...somos lo que damos.

Pero que sucede cuando estos actos egoístas afectan a una familia a una 
organización, a una comunidad, a un país?
En cualquier sociedad donde el común denominador sea el egoísmo es 
como vivir en una selva, donde se salva el más vivo, el más mafioso, el más cruel.

El egoísmo genera  ambición, avaricia,  corrupción,  el lado obscuro de 
las personas, por lo que nos muestra las MISERIAS de un país.
En Venezuela ese egoísmo lo tenemos hasta en la letra de nuestro Himno 
Nacional: “…el vil egoísmo que otra vez triunfo….” Vil significa bajo, malvado 
y eso no es lo que queremos.  Lo que queremos que triunfe es el amor 
incondicional en todos los venezolanos.

Nuestra cultura ancestral ha sido de maltrato, abandono y de que 
muchos acumulen poder debido a sus egoísmos personales.

En la carta natal de Venezuela el planeta Marte, que se relaciona con 
el impulso y la agresividad para lograr resultados lo tenemos en el signo 
de Escorpio, formando una cuadratura con Quiron en Acuario.
Quirón es la herida que tenemos como pueblo. Mucho rechazo por la 
condición social, por lo se busca aparentar lo que no se es. La cuadratura 
habla de esforzarnos como pueblo para lograr las cosas y que lo que fácil viene…fácil se va.

Entonces que podemos hacer cada habitante del país de acuerdo al signo 
de nacimiento para combarir el egoismo?


ARIES: Signo bastante individualista, quiere vivir su vida sin que nadie se 
meta en la suya. Lo que  dice es ley, con una actitud de “yo primero”. Para 
evitar el egoísmo una buena estrategia es la de ayudar y entender que 
perdiendo también se gana.
Un buen ejercicio a implementar es colocarte de último en la fila, sin colearte. 
Si eres egoísta, es probable que siempre estés buscando el # 1, es decir, 
el primer lugar. Debes cambiar eso tan pronto como puedas si quieres 
comenzar a vivir una vida llena de alegría y libre de egoísmo. La próxima vez 
que hagas algo, ya sea que estés parado(a) en una cola, detente y 
permite que otras personas tengan lo que desean primero, ya sea la 
comida, comodidad o un descanso. No seas esa persona que siempre 
piensa en yo yo yo yo y que debe tener todo antes que el resto; recuerda 
que no eres más especial que los demás y que otros también merecen 
obtener lo que quieren.

TAURO: Este signo piensa más en sus necesidades que en las de los 
demás por lo que muchas veces se convierte en alguien sumamente avaro 
y materialista. Un buen ejercicio es preguntarte acerca de lo que 
quieres y de lo que necesitas. Las personas egoístas siempre repiten 
el mismo mantra, “quiero, quiero, quiero…” pensando que todo el 
mundo debería ser suyo y que deben merecer todas las pequeñas 
cosas con las que sueñan. Detente y pregúntate si en verdad necesitas 
esos cinco zapatos, o si debes elegir la película o el restaurante 
cuando salgas con tu pareja. Si profundizas lo suficiente, descubrirás 
que en verdad podías vivir muy fácilmente sin la mayoría de cosas que 
pensabas que eran absolutamente necesarias.

GÉMINIS: Son personas muy competitivas que pueden convertirse 
en deshonestas y manipuladoras. Creando ideas inteligentes, productivas 
y comunicarlas para que los demás ganen dinero es una manera para 
evolucionar.
Una buena terapia para este signo es tomarse un tiempo para escuchar 
y mostrar interés por las personas. Las personas egoístas no son 
particularmente buenas escuchando. Esto se debe a que están 
muy ocupadas hablando de sus propios asuntos, de sus propios problemas 
y de sus propios contratiempos como para tener el tiempo de escuchar 
lo que dicen sus amigos. Puedes mostrar interés en las personas sin 
necesidad de abrumarlas. La próxima vez que hables con alguien, 
intenta hablar 20% menos y hacerle unas cuantas preguntas más que de 
costumbre y observa cómo te sientes al respecto.

CANCER: Se defiende de sus miedos e inseguridades buscando 
ser necesitado. El aferrarse a personas y situaciones del pasado 
lo convierte en egoísta. Se te recomienda trabajar la humildad, el 
desapego y  aprender a compartir.
Las personas egoístas han detestado compartir desde el momento 
en que recibieron su primer patito de hule. Así que es hora de erradicar 
de tu sistema ese gen egoísta que tienes. Aprende a compartir tus cosas, 
aún si tienes que darle a tu amigo la mitad de tu sándwich o dejar 
que hurgue en tu armario en busca de algo perfecto para usar en su 
primera cita. Elige algo que te guste tanto que ni siquiera imagines 
compartir y ofréceselo. Al principio, renunciar a tus posesiones de esa 
manera puede dar miedo, pero te volverá una persona menos egoísta. 
Las personas egoístas detestan compartir la comida. Pese a que sólo 
tengas lo suficiente para ti, pregúntate si realmente necesitas esa 
galleta o galletas extra, o si está bien ofrecérselas a tus amigos o 
compañeros de trabajo.

LEO: El ser esnobista, querer aparentar y llamar la atención lo hace 
rodearse de personas halagadoras que no lo ayudan en su crecimiento 
personal. Una opción es trabajar el altruismo, la humildad y la modestia.
Las personas egoístas piensan continuamente que son el centro del 
universo y que el mundo debería girar a su alrededor. Bueno, necesitas 
abandonar ese pensamiento como si fuera un mal hábito. Así fueras 
Madonna o un(a) simple estilista, debes pensar que eres igual a los 
demás, no algo mejor sólo porque tienes más dinero, más miradas o 
más talento que la persona parada a tu lado.  El mundo es un lugar 
enorme y absolutamente increíble, y tú eres apenas una diminuta 
parte de él. No creas que mereces más que otros sólo por ser quien 
“eres”.

VIRGO: Es egoísta cuando  deja de ser productivo convirtiéndose 
en alguien sumamente tacaño. Poniéndose al servicio de los 
demás de manera eficiente podrá superar su miedo a la pobreza.
Este signo necesita aceptar la crítica. Las personas egoístas siempre 
piensan que su forma de vivir la vida es la mejor y que cualquiera que 
intente hacerles un comentario al respecto sólo intenta perjudicarlas o 
lo hace porque tiene motivos ocultos. Claro, no puedes creer en 
todas las críticas que recibes, pero si te concentras lo suficiente, podrías 
ver que mucha gente te dice lo mismo. Te gustaría saber cómo 
puedes mejorar como persona y cambiar tu comportamiento, 
¿cierto? Si piensas que eres perfecto(a) y que no tienes nada en que 
esforzarte, entonces no leerías esto, ¿no crees?
LIBRA: Cuando le da demasiada importancia a las apariencias se 
convierte en alguien sumamente vanidoso y superficial. Su miedo 
a quedarse solo lo desequilibra. Necesita compartir, trabajar la 
negociación: yo gano y tú ganas y la empatía. Es decir, ponerse en los 
zapatos del otro. Caminar una milla en los zapatos de otra persona 
puede cambiar tu vida para siempre. Obviamente, no puedes hacer 
esto literalmente, pero puedes tratar de pensar en las otras personas 
a tu alrededor y pensar en cómo se sentirían en una determinada 
situación. Antes que hagas algo, piensa cómo se sentiría tu madre, 
tu amigo, tu jefe o una persona al azar en la calle, y podrías 
descubrir que el mundo no es tan definido como pensabas. Cuanto 
más practiques tu empatía y te preguntes lo que otras personas pasan, 
más pronto podrás renunciar a tu egoísmo.
ESCORPIO: Egoísmo extremo cuando se trata de defender lo que 
quiere. Es posesivo y perspicaz, llegando a convertirse en alguien 
sumamente “Maquavélico”: el fin justifica los medios con tal de tener 
poder. Necesita trabajar la ecuanimidad y dejar de controlarle la 
vida a los demás. Las personas egoístas piensan que deben elegir 
todas las películas, planear todas las vacaciones y hacer lo que 
les plazca en todos los proyectos relacionados con la escuela, 
trabajo, familia, pareja. Deja que otras personas tomen parte de las 
decisiones. Eso puede ayudarte a liberar el estrés y a ser feliz. 
Piensa en lo sencilla que será tu vida si no te obsesionas con planear 
cada cosa para que salga a tu manera.
SAGITARIO: En algunos sectores de su vida puede ser 
sumamente derrochador  y en otros bastante irresponsable. Se es 
egoísta cuando no somos agradecidos..
Las personas egoístas creen que merecen ser consentidas y tratadas 
de la mejor manera, pero ese no es el caso. Si alguien hace algo 
bueno por ti, ya sea haciéndote un cumplido o llevándote a pasear, 
debes agradecerle el gesto en lugar de comportarte como si el 
querer hacerte favores fuera algo completamente normal. No 
esperes que te brinden amabilidad o comprensión, pero agradece 
cuando alguien te lo demuestre
CAPRICORNIO: Signo sumamente ambicioso y materialista. 
Se aferra a lo que tiene y no lo suelta por lo que puede convertirse 
en un acumulador y controlador. El egoísmo se vence con amor 
hacia la familia y la humanidad. Un buen ejercicio es anotar todas 
las cosas por las que estás agradecido(a) cada domingo o al 
menos una vez por semana. Tómate el tiempo para pensar en cada 
una de las cosas en particular que hacen que tu vida sea realmente 
buena y no pases el tiempo centrándote en las cosas que no tienes, 
en las que te gustaría tener, ni en todos esos “si tan sólo”, que pueden 
arruinar tu día y tu vida. Piensa en las cosas en las que te va bien, 
desde tu salud hasta la cantidad de amigos que tienes y siéntete 
feliz con lo que posees.
ACUARIO: Signo radical y revolucionario que cuando busca ascender 
socialmente hace lo imposible por quedarse en ese nivel. 
Sus miedos lo convierten en posesivos en afectos por lo que necesitan 
trabajar el respeto y el dar sin esperar recibir nada a cambio.Hacerles 
un favor a tus amigos sólo para que te hagan uno a ti es egoísta. 
En cambio, hacerles un favor simplemente porque necesitan 
ayuda o porque se siente bien ayudar a alguien más es la manera 
correcta de proceder. Si quieres dejar de ser egoísta, busca la 
oportunidad de ayudar a tus amigos, precisamente porque lo 
necesitan, no porque tengas algún motivo oculto. No querrás 
tener la reputación de ayudar a los demás sólo cuando necesitas 
algo de ellas, eso es tan malo como no ayudarlas en lo absoluto
PISCIS: Cuando un piscis se siente inepto en un área de su vida 
se convierte en alguien codependiente, manipulable y egoísta. 
La clave es tener un objetivo en común y entender que ayudando a 
los demás, yo también me ayudo. Las personas podrían ser reacias 
a decir que necesitan ayuda aun cuando es evidente. Depende de 
ti averiguar cuando puedes ser realmente útil sin llegar a entrometerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada