¿Por qué elegí esta ilustración?

Ilustracion: Georges de La Tour Magdalena Penitente 1625-1650 Metropolitan Museum Nueva York

¿Por qué elegi esta ilustración?

Una habitación a oscuras, una única fuente de luz, una gran figura que llena todo el cuadro. Una mujer sentada. Aún es joven, ni su rostro que apenas vemos, ni su cuello y escote, ni sus manos delatan todavía la huella destructiva del tiempo. Solo tres colores, los más antiguos, los que han acompañado a los humanos desde la remota prehistoria: el blanco, la luz, el rojo, la vida, el negro, la muerte.
Georges de La Tour (1593 – 1652), pintor lorenés, hijo de un albañil, casado con una mujer de la nobleza, con ínfulas de noble y odioso a sus vecinos, famosísimo en vida. Habitante del terrible siglo XVII, en una tierra disputada entre el Imperio y el rey de Francia. Georges de La Tour no existía, de su producción de casi quinientos cuadros, quedaron veintitrés originales. Georges de La Tour volverá existir a partir de 1932, cuando la Europa del siglo XX, que ya olvidaba lo que era la oscuridad pronto conocerá las tinieblas.
Los cuadros de Georges de La Tour no tienen título, es decir su título original se ha perdido y el que tienen es posterior al redescubrimiento del pintor. Volvamos al cuadro. ¿Esta mujer es María Magdalena? María Magdalena, santa muy popular en la Edad Media, fue un motivo muy repetido desde el Renacimiento, pues en un cuadro de temática religiosa es posible pintar a una hermosa mujer, poder exhibir ricos ropajes, desnudez femenina sin que hubiera censura. Magdalena a partir del Renacimiento es casi siempre rubia, de larga y rizada cabellera. Incluso o sobre todo, cuando de trata de Magdalena penitente, es posible apreciar la sensualidad del personaje. María Magdalena siempre fue una santa incómoda, ambigua, turbadora. No era virgen, no era esposa, no era madre, pero es una de las valientes mujeres que asiste a la Crucifixión y el primer testigo de la Resurrección. La Iglesia no tuvo más remedio que tolerarla.
Magdalena está sola en una habitación despojada como una celda, mira hacia el espejo aunque no vemos su reflejo ¿se ve ella misma? Quizá se mira por última vez. Quizá nunca más volverá a ver su rostro iluminado intensamente por la única fuente luz, ese candelabro con esa vela lujosa de cera, en ese espejo de marco tallado. Ha dejado el collar de perlas sobre la mesa, las perlas que en el siglo XVII indican liviandad, se asocian con las cortesanas y la prostitución. En el suelo hay otras joyas. Magdalena se está despidiendo, en silencio, en soledad absoluta. Pero Magdalena aún es quien ha sido, la mujer que ha conocido el placer y la libertad. Aún calza lujosamente y su falda roja como los zapatos es de rico tejido. Ese color rojo que lleva siglos tiñendo los vestidos de novia, los vestidos de fiesta, los vestidos de las prostitutas. Es cierto que lleva una sencilla camisa, la camisa es esa época una prenda interior, pero su larga melena, no rubia ni rizada, sino oscura y lisa, está cepillada como la de una dama de la época Heian. Y en otras o posterioresversiones, Magdalena, que ya ha renunciado, que ya no se ilumina con velas sino con candiles de aceite, que ya es penitente, mantendrá esa lisa y perfecta cabellera de dama japonesa.
Un universo casi monócromo, una austeridad total, habitaciones despojadas, personas humildes, nada bellas, unos volúmenes geométricos, incluso en los rostros. El ser humano solo, ante sí mismo, a la luz de una vela, de un candil, de una llama. En nuestro mundo de hoy hace mucho que perdimos la oscuridad. No podemos imaginar lo que es vivir solo a la luz de día, que luminarias como candiles, velas, antorchas, solo eran algo para hacer el tránsito a la noche, a la oscuridad total. Dije más arriba que cuando se redescubrió a Georges de La Tour en 1932 Europa estaba a punto de recordar las tinieblas. No las tinieblas metafóricas de vivir una era de guerra como la que vivió el pintor, sino las reales. Durante los años de la Segunda Guerra Mundial la mayoría de las ciudades europeas bajo la amenaza de la destrucción de los bombardeos aéreos, volvieron a ser lo que habían sido durante siglos: lugares de oscuridad, incertidumbre y miedo.
Magdalena, seria, sola en esa habitación desnuda, con los restos de su pasado, con el espejo que el que no se volverá a mirar, rozando con sus dedos el cráneo amarillento de frente huidiza que tiene en el regazo pero al que no mira todavía. Magdalena es la imagen de la melancolía, muy parecida a la deDomenico Fetti, contemporánea suya. La melancolía de quien sabe que no volverá a haber amores, ni fiestas, ni alegría, ni belleza, porque todo es pasajero. Cuando Magdalena apague esa vela y se haga la oscuridad total en la habitación para el sueño de la noche, ese sueño será el hermano de la muerte que están acariciando sus dedos.

lunes, 5 de enero de 2015

La incertidumbre con la que comenzó 2015 es abono para la ansiedad y la depresión. Expertos señalan que es necesario buscar alternativas para paliar la crisis económica y social en el país. Advierten que hay que evitar la desesperanza

La crisis obliga a replantearse proyectos de vida

Escasez, inflación e inseguridad preocupan a los venezolanos
Escasez, inflación e inseguridad preocupan a los venezolanos
La incertidumbre con la que comenzó 2015 es abono para la ansiedad y la depresión. Expertos señalan que es necesario buscar alternativas para paliar la crisis económica y social en el país. Advierten que hay que evitar la desesperanza

A mediados de 2014 Datanálisis señaló que los venezolanos manifestaban preocupación por la inflación, el desabastecimiento, la escasez y la inseguridad. Seis meses después, las inquietudes se mantenían intactas. Así lo mostró la encuestadora Keller y Asociados en diciembre pasado: 87% de los venezolanos percibe la inseguridad como uno de los problemas principales y  83% cree que la inflación y el costo de la vida son negativos.
El inicio del año 2015 está signado por la preocupación generada por la crisis económica y social que atraviesa el país, situación que puede afectar el desenvolvimiento individual de las personas. La incertidumbre es abono para la ansiedad y el miedo en un año de recortes.
Gilberto Aldana, presidente de la Sociedad Venezolana de Psicología de la Salud, cree que hay que afrontar los problemas con proactividad para evitar la depresión y lograr respuestas a los problemas que permitan a la gente  continuar adelante sin estancarse. Una serie de claves pueden ayudar a algunos a sobrellevarla.
1. Adaptar los hábitos a los nuevos tiempos
Gilberto Aldana señala que la clave para superar los escollos de la crisis está en la creatividad para lograr la adaptación a lo que está por venir.
“La mayoría de las personas solo siente las crisis cuando los síntomas son muy graves, cuando esos cambios, que fueron lentos y casi imperceptibles, empiezan a repercutir en ellos. Lo importante en estos casos es saber administrarse. En lo económico, por ejemplo, hay que invertir solo en lo necesario”, señala.
Advierte que en ese período de adaptación a la nueva realidad puede haber síntomas de duelo “porque antes podía comprar algo y ahora no”. Sugiere  hacer uso de la proactividad y creatividad como herramientas para afrontar las dificultades.
“Los venezolanos de todos los estratos sociales pueden sentir que las cosas son inalcanzables. Hay que reanalizar y replantear el proyecto de vida. Es recomendable hallar otra forma de ingresos económicos, como por ejemplo, una actividad comercial. Es importante que se evite albergar sentimientos de pesar. En medio de la crisis hay que elegir entre dejarse llevar por el pesimismo o tratar de ser proactivo y optimista. Hay que seguir pautas de apoyo social para mejorar el estilo de vida”, agrega.
2. El replanteamiento de metas
El presidente de la Sociedad Venezolana de Psicología de la Salud refiere que los efectos de las crisis impactan negativamente en las parejas y las familias, que se ven obligadas al replanteamiento de metas comunes. Aconseja la revisión de los proyectos de vida y el replanteamiento de prioridades y de estrategias para lograrlas.
“Hay que redireccionar las actividades. Si la familia acostumbraba ir varias veces por semana a un restaurante, lo recomendable no es suspenderlo, pero sí disminuir la frecuencia para reducir el impacto. Hay que asumir que las propiedades ya no pueden ser cambiadas con la frecuencia acostumbrada. Estamos en un black out económico el cual hace que cambiar lo que se tiene sea mucho más complicado. El venezolano está acostumbrado a que Venezuela es un país rico, pero eso cambió. Hay que invertir solo en lo necesario”.
El especialista recuerda que las expectativas de vida de la gente se reconfigura con las crisis. Afirma que algunas personas, sobre todo jóvenes, emigran por esa causa. Considera que la situación del país es un condicionante de prosperidad de los venezolanos. Hay que reanalizar y replantear el proyecto de vida.
3. La solidaridad como alternativa
Datos de la Federación Farmacéutica Venezolana señalan que 60% de los medicamentos están escasos. El Cendas indicó que por lo menos 54 productos de la canasta básica están escasos. Entre ellos destacan productos alimenticios como leche, aceite, azúcar, harina de maíz, harina de trigo, sardinas, pollo, carne de res, margarina, mayonesa, café, arroz, compotas, entre otros. También hay falla en la distribución de productos de aseo personal. Adicionalmente, el Banco Central de Venezuela informó que la inflación entre noviembre de  2013 y noviembre 2014 fue de 63,6% y que el poder adquisitivo cayó 8%.
La escasez y los costos de los productos venezolanos obligaron a los venezolanos a recurrir al intercambio para abastecerse.
Aldana subraya que esa actividad puso de manifiesto el valor de la solidaridad, que debe conservarse en momentos de crisis.  “No se debe abandonar la esperanza. Por el contrario, hay que motivarse y promover pautas de apoyo social para mejorar el estilo de vida a través del intercambio con otras personas para suplir las necesidades”, insiste.
4. Seguir una guía antiestrés
La Asociación Americana de Psicología publicó  una guía de recomendaciones para evitar el estrés y la ansiedad causadas por las crisis económicas. Entre sus sugerencias destacan la evaluación de la situación financiera particular para la elaboración de un plan que permita abordarla. También incluyen la realización de una actividad física como las caminatas, un hábito saludable para el cuerpo y la mente. El psicólogo Gilberto Aldana agrega que las personas que ya tienen una sensibilidad o compromiso psicológico como la ansiedad y la depresión deben buscar la ayuda de un especialista para superarlas. “Hay que planificarse, porque cuando llega algo de improvisto pueden estallar las crisis”, dice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada