¿Por qué elegí esta ilustración?

Ilustracion: Georges de La Tour Magdalena Penitente 1625-1650 Metropolitan Museum Nueva York

¿Por qué elegi esta ilustración?

Una habitación a oscuras, una única fuente de luz, una gran figura que llena todo el cuadro. Una mujer sentada. Aún es joven, ni su rostro que apenas vemos, ni su cuello y escote, ni sus manos delatan todavía la huella destructiva del tiempo. Solo tres colores, los más antiguos, los que han acompañado a los humanos desde la remota prehistoria: el blanco, la luz, el rojo, la vida, el negro, la muerte.
Georges de La Tour (1593 – 1652), pintor lorenés, hijo de un albañil, casado con una mujer de la nobleza, con ínfulas de noble y odioso a sus vecinos, famosísimo en vida. Habitante del terrible siglo XVII, en una tierra disputada entre el Imperio y el rey de Francia. Georges de La Tour no existía, de su producción de casi quinientos cuadros, quedaron veintitrés originales. Georges de La Tour volverá existir a partir de 1932, cuando la Europa del siglo XX, que ya olvidaba lo que era la oscuridad pronto conocerá las tinieblas.
Los cuadros de Georges de La Tour no tienen título, es decir su título original se ha perdido y el que tienen es posterior al redescubrimiento del pintor. Volvamos al cuadro. ¿Esta mujer es María Magdalena? María Magdalena, santa muy popular en la Edad Media, fue un motivo muy repetido desde el Renacimiento, pues en un cuadro de temática religiosa es posible pintar a una hermosa mujer, poder exhibir ricos ropajes, desnudez femenina sin que hubiera censura. Magdalena a partir del Renacimiento es casi siempre rubia, de larga y rizada cabellera. Incluso o sobre todo, cuando de trata de Magdalena penitente, es posible apreciar la sensualidad del personaje. María Magdalena siempre fue una santa incómoda, ambigua, turbadora. No era virgen, no era esposa, no era madre, pero es una de las valientes mujeres que asiste a la Crucifixión y el primer testigo de la Resurrección. La Iglesia no tuvo más remedio que tolerarla.
Magdalena está sola en una habitación despojada como una celda, mira hacia el espejo aunque no vemos su reflejo ¿se ve ella misma? Quizá se mira por última vez. Quizá nunca más volverá a ver su rostro iluminado intensamente por la única fuente luz, ese candelabro con esa vela lujosa de cera, en ese espejo de marco tallado. Ha dejado el collar de perlas sobre la mesa, las perlas que en el siglo XVII indican liviandad, se asocian con las cortesanas y la prostitución. En el suelo hay otras joyas. Magdalena se está despidiendo, en silencio, en soledad absoluta. Pero Magdalena aún es quien ha sido, la mujer que ha conocido el placer y la libertad. Aún calza lujosamente y su falda roja como los zapatos es de rico tejido. Ese color rojo que lleva siglos tiñendo los vestidos de novia, los vestidos de fiesta, los vestidos de las prostitutas. Es cierto que lleva una sencilla camisa, la camisa es esa época una prenda interior, pero su larga melena, no rubia ni rizada, sino oscura y lisa, está cepillada como la de una dama de la época Heian. Y en otras o posterioresversiones, Magdalena, que ya ha renunciado, que ya no se ilumina con velas sino con candiles de aceite, que ya es penitente, mantendrá esa lisa y perfecta cabellera de dama japonesa.
Un universo casi monócromo, una austeridad total, habitaciones despojadas, personas humildes, nada bellas, unos volúmenes geométricos, incluso en los rostros. El ser humano solo, ante sí mismo, a la luz de una vela, de un candil, de una llama. En nuestro mundo de hoy hace mucho que perdimos la oscuridad. No podemos imaginar lo que es vivir solo a la luz de día, que luminarias como candiles, velas, antorchas, solo eran algo para hacer el tránsito a la noche, a la oscuridad total. Dije más arriba que cuando se redescubrió a Georges de La Tour en 1932 Europa estaba a punto de recordar las tinieblas. No las tinieblas metafóricas de vivir una era de guerra como la que vivió el pintor, sino las reales. Durante los años de la Segunda Guerra Mundial la mayoría de las ciudades europeas bajo la amenaza de la destrucción de los bombardeos aéreos, volvieron a ser lo que habían sido durante siglos: lugares de oscuridad, incertidumbre y miedo.
Magdalena, seria, sola en esa habitación desnuda, con los restos de su pasado, con el espejo que el que no se volverá a mirar, rozando con sus dedos el cráneo amarillento de frente huidiza que tiene en el regazo pero al que no mira todavía. Magdalena es la imagen de la melancolía, muy parecida a la deDomenico Fetti, contemporánea suya. La melancolía de quien sabe que no volverá a haber amores, ni fiestas, ni alegría, ni belleza, porque todo es pasajero. Cuando Magdalena apague esa vela y se haga la oscuridad total en la habitación para el sueño de la noche, ese sueño será el hermano de la muerte que están acariciando sus dedos.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Uno de los símbolos más fáciles de entender que pueden utilizar las campañas en pro de algo, es el del lacito fácilmente colocado sobre nuestro pecho que según el color identifica el objetivo que persigue. He aqui la historia completa del lacito rosado que identifica las campañas en pro del cáncer de mama y casualmente Valencia tiene una historia de maravillosos trabajos realizados por FUNCAMAMA, quien le habla a Carabobo sobre el cáncer de mama...

Dejó su sello en la historia con el papel que jugó en la compañía Estée Lauder y su arduo trabajo en la lucha contra el cáncer de seno

Evelyn H. Lauder, una de las más poderosas figuras en la industria de los cosméticos, destacada socialite y notable filántropa, particularmente en el campo del cáncer de seno, nació el 12 de agosto de 1936, en Viena, Austria, bajo el nombre de Evelyn Hausner, siendo la hija única de Ernest y Mimi Hausner, un matrimonio judío.
Su padre era un hombre apuesto, que antes de casarse con Mimi, hija de un proveedor de madera de Viena, había vivido en Polonia y en Berlín. En 1938, con la anexión de Austria a la Alemania nazi de Adolfo Hitler, la familia Hausner escapó de Viena, no sin antes tomar la platería de su hogar que Ernest utilizó para obtener visas para Bélgica y, desde ese país, viajar a Inglaterra.
Cuando llegaron al Reino Unido, la mamá de Evelyn fue enviada inmediatamente a un campo en la Isla de Man, una dependencia autónoma de la Corona Británica, donde el gobierno internaba a personas que le fuesen sospechosas de ser nazistas. Atribulado, Ernest Hausner tuvo que colocar a su pequeña hija en una guardería infantil hasta que su esposa fue liberada, mientras él trabajaba en lo que podía y trataba de reunir dinero.
Arrancada de los brazos de sus padres para vivir entre extraños en aquel lóbrego lugar, Evelyn se sintió desolada. -La separación fue muy traumática para mí -confesó años más tarde.
De acuerdo con su biografía oficial In Memoriam, en 1940 la familia Hausner zarpó en un barco rumbo a Estados Unidos. Cuando arribaron al puerto de New York, Evelyn estaba dormida. Según el Women?s Wear Daily, su madre la despertó para que viese la Estatua de la Libertad. -Me inspiré en ese símbolo de esperanza el resto de mi vida -dijo Evelyn en una ocasión.
Durante los años de la guerra, su padre trabajó en New York como tallador de diamantes.  En 1947, el matrimonio Hausner pudo comprar una tienda de lencería en Manhattan llamada Lamay. -Con el tiempo fuimos expandiendo el negocio hasta llegar a tener una cadena de cinco tiendas -contó Ernest.
Evelyn creció en el West 86 Street y asistió a las escuelas públicas, de lo que siempre se enorgullecería. La primaria la cursó en la Escuela Pública # 9. Después pasó al Hunter College High School, obteniendo su certificado de bachillerato en 1954. Entonces ingresó en el Hunter College, parte de la Universidad de la Ciudad de New York, donde estudió Sicología y Antropología.
Durante su primer año universitario, conoció a Leonard Lauder en una cita a ciegas. La amiga de ambos, que concertó el encuentro, le dijo que Leonard estaba sirviendo como teniente en la Marina de los Estados Unidos, que era hijo de Estée y de Joseph Lauder, y que tenía un hermano 11 años menor: Ronald Lauder.
Leonard nació el 19 de marzo de 1933, en la ciudad de New York. Sus padres eran judíos. Estée nació en el distrito de Queens, de padres húngaros, y Joseph en la ciudad de New York y era hijo de austríacos. En esa época los Lauder eran propietarios de una modesta empresa familiar fundada en 1946, que manufacturaba y mercadeaba productos de alta calidad para el cuidado de la piel: la Estée Lauder Cosmetics.
El encuentro entre Evelyn y Leonard fue algo maravilloso. Ella transmitía la belleza de su alma mientras hablaba. El admiró su aura de frescura y su piel satinada, y la hizo sentir muy cómoda. Ella recordó un tiempo después: -Leonard fue la primera persona que me llevó a cenar a un restaurante.
Leonard creció en un barrio cercano al de ella y le contó que cuando estudiaba en el Bronx High School, cada día y todos los veranos trabajaba en la oficina del negocio de sus padres. -Yo hacía entrega de paquetes y fui el primero que se ocupó en mecanografiar las facturas -le dijo.
Luego, cuando se graduó de la Wharton School de Finanzas y Comercio de la Universidad de Pennsylvania, asistió a la Columbia Graduate School of Business. Para reforzar sus conocimientos prácticos, su padre le mandaba copias de toda la correspondencia que recibían en Estée Lauder Cosmetics, que tuviese importancia, así como notas sobre la distribución de los productos, los contratos de negocios hechos o perdidos y las cartas de los clientes, tanto positivas como negativas.
En 1953, al final de la guerra de Corea, Leonard eligió servir tres años y medio en la Fuerza Naval como oficial de abastecimientos y le confió a Evelyn: -Lo hice porque en la Fuerza Naval manejaba más dinero y suplementos en un mes que lo que hacía el negocio Estée Lauder en un año. Creí que sería una gran experiencia para mi futuro. Ese año su madre había engrandecido el negocio creando Youth- Dew, que se consideraría el producto ?responsable? del amanecer del mercado de la perfumería en los Estados Unidos, y una auténtica revolución en la industria por su calidad y aceptación. A través del tiempo, Estée creó una extensa variedad de fragancias femeninas y también masculinas, como Aramis.
Evelyn contó en una entrevista que le hicieron en el 2008, que en su segunda cita con Leonard conoció a Estée y que esta le rogó que se quedara y sirviera como anfitriona en la fiesta de cumpleaños que estaba dándole a su hijo. -Me quedé. ¿Qué podía hacer? Ella era como una aplanadora -declaró Evelyn. Estaba claro que a Estée le había encantado la joven Evelyn.
Evelyn y Leonard siguieron saliendo. En 1958, ella se graduó de la universidad y comenzó a trabajar como maestra en una escuela pública de Harlem. Ese mismo año, Leonard salió de la Fuerza Naval y entró a trabajar en la Estée Lauder Cosmetics, compartiendo la pequeña oficina que ocupaba su madre. Estée le informó: -El año pasado el negocio tuvo 800.000 dólares de ganancias. Reinvertimos mucho de lo que ganamos, y usamos el recurso de "pague al recibir". -¡Excelente! -exclamó él.
Leonard reconocía que sus padres tenían mucho mérito por haber llegado hasta donde estaban. Ahora era su turno de aportar todo lo que había aprendido en esos años. Entendía la esencia del negocio familiar y por sus estudios profesionales y su práctica en el Ejército estaba apto para enfrentar muchos riesgos y tomar grandes decisiones. Los millones vendrían en el camino.
En 1959, Leonard se comprometió oficialmente con Evelyn y se casaron el 5 de julio. La recepción tuvo lugar en uno de los salones del Plaza Hotel. Evelyn estaba radiante. El mismo día de la boda, Estée le dijo: -Ahora que vas a ser la Sra. Lauder, no puedes salir a la calle sin usar maquillaje.
La relación entre suegra y nuera casi siempre es un poco complicada y Estée y Evelyn eran dos mujeres fuertes de carácter, muy parecidas en cuanto a ambición, entusiasmo y desenvolvimiento social. Aunque sentían afecto la una por la otra, al principio necesitaron hacer ajustes. A Evelyn le encantaba recordar que en los primeros días de su matrimonio con Leonard, cuando regresaba al apartamento de ellos en New York, encontraba que, en su ausencia, Estée había cambiado todos los muebles de lugar y ella los volvía a colocar como quería. Finalmente, un día Estée entró y le dijo: -Creo que debo dejar los muebles como están. Evelyn solo respondió: -Sería bueno. Evelyn comentó un tiempo después: -Yo era una de las pocas personas que le decía a Estée lo que pensaba. De ella aprendí mucho.
Evelyn y Leonard tuvieron dos hijos: William, quien hoy es el presidente ejecutivo de Estée Lauder Companies, y Gary, director de Lauder Partners Companies. Mientras ella criaba a sus hijos, continuaba trabajando como maestra. -Cuando teníamos invitados, yo cocinaba comida alemana -contó Evelyn. Un día, su emprendedora suegra la invitó a unirse al negocio familiar y ella aceptó. La experiencia de Evelyn en la enseñanza fue un excelente trampolín para uno de sus primeros trabajos: la creación de los programas iniciales de capacitación de la compañía, que puso en marcha, y se convirtió en la primera relacionista pública de Estée Lauder Cosmpanies.
Estée personalmente conseguía mostradores en Macys, Neiman Marcus y Saks Fifth Avenue, en Estados Unidos, y en Harrods, en Londres; creaba más y más productos y su firma no paraba de crecer. Se
inauguraban fábricas y los compromisos comerciales aumentaban. Según el libro Estée, A Success Story, ella dijo: -Leonard cambió todo. Estableció una fuerza de vendedores que no existía, creó el primer laboratorio de investigación y desarrollo de la industria, empleó administradores profesionales en cada nivel e hizo de Estée Lauder una compañía de reputación internacional. Usó anuncios impresos y televisivos. Leonard les enseñó a sus padres el camino para alcanzar metas más altas. En el trabajo o ante la prensa, llamaba a su madre Sra. Lauder.
Otro miembro de la familia que entró a engrandecer el negocio fue Ronald, el hijo menor de Estée y de Joseph, y hermano de Leonard. Sus padres lo enviaron a trabajar en la fábrica de Bélgica. En esta ciudad asistió a la International School of Business de Bruselas. Luego se mudó a París para estudiar Literatura francesa en la Sorbona. Ronald tenía una maestría en varios idiomas. Estée comentó: -Cuando Ronald se incorporó a la empresa familiar, fue bienvenido en los países de Europa porque hablaba sus propias lenguas. Sus conocimientos en arte influyeron en los envases y empaquetamiento de los productos, y con su buen gusto hizo que los mostradores de la línea fuesen artísticamente innovadores. Fue Ronald quien hizo que la línea Clinique fuese rentable, y también introdujo la línea Prescriptives, más accesible a las clientas.
Evelyn, Leonard y Estée Lauder en 1990
Evelyn, Leonard y Estée Lauder en 1990

Ronald fue administrador de Clinique por cuatro años. Evelyn fue quien creó el nombre de la marca y desarrolló esa línea de productos. Ella era la directora de formación y fue la primera persona que usó la bata blanca, que es el uniforme de los vendedores de los productos Clinique en los departamentos de todo el mundo.
Ronald Lauder se casó en 1967 con Jo-Carole Knopf, una joven graduada de la Temple University, quien se incorporó a trabajar a la firma Lauder. Ronald entonces era vicepresidente ejecutivo y Chairman de Estée Lauder Internacional. La pareja tuvo dos hijas: Aerin  y Jane, quienes son baluartes de la tercera generación de la familia en la firma Estée Lauder.
En 1969, la compañía Lauder se mudó para el edificio recién construido de la General Motors, y ocupó 123 oficinas en el  piso 37 y parte del 38 y 39. En 1972, Leonard ocupó la presidencia de la firma y su madre la presidencia de la Junta de Ejecutivos. En octubre de 1982, Estée lanzó al mercado con gran éxito la fragancia varonil J.H.L. en honor a su esposo Joseph Harold Lauder. -Muy merecido -le dijo  dulcemente.
El 15 de enero de 1985, Leonard y Ronald, con sus respectivas familias, les celebraron a sus padres el 53 aniversario de su boda, realizada el 15 de enero de 1930. Fue una cena tranquila en el duplex de Leonard. -No me siento bien -se quejó Joseph. Antes de la medianoche, cuando se retiraban Estée y Joseph, este sufrió un ataque cardíaco y falleció. Tenía 80 años. En su viudez, Estée se refugió en sus hijos y nietos, y en los bisnietos que fueron  llegando. También en su trabajo creativo.
Después de ocupar varios cargos, en 1989 Evelyn fue nombrada vicepresidenta senior y jefa de desarrollo mundial de fragancias. Al igual que a su suegra, su amor por la jardinería y las flores le sirvieron como inspiración en la creación de nuevas fragancias, y en sus viajes ella se deleitaba descubriendo alguna exótica flor, cuyo aroma utilizaba para crear una nota nueva de fragancia. Evelyn fue responsable de los exitosos perfumes Beyond Paradise, Beautiful pleasures.
Ese mismo año Evelyn fue diagnosticada con cáncer de seno en su fase inicial. Evelyn enfrentó la enfermedad con un valor y amor a la vida impresionantes.
Su propia experiencia personal la motivó en 1992 a cocrear junto con Alexandra Penney, editora de la revista Self, el lazo rosado, que se convirtió en el símbolo mundial de la salud de los senos. Evelyn comenzó a tratar de conseguir el apoyo de su compañía para crear conciencia social sobre la salud de la mujer, y en octubre fue lanzada The Estée Lauder Companies' Breast Cancer Awareness (BCA) Campaign, una campaña para la prevención del cáncer de seno. Hasta la fecha, la BCA ha distribuido en el mundo más de 115 millones de lazos rosados y tarjetas en sus mostradores con las instrucciones del autoexamen del seno haciendo una diferencia en las conciencias. Anne Hill, miembro de la campaña, dijo: -Personalmente, la Sra. Lauder recaudó mucho de los 18 millones de dólares que se necesitaban para crear el Evelyn H. Lauder Breast Center, en el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, que abrió sus puertas en el 2009.
En una entrevista en el 2011, Evelyn Lauder explicó cómo tomó la iniciativa del lazo rosado: -Me inspiré en las actividades sobre el SIDA, que estaban llamando mucho la atención, y yo pregunté: ¿Cuántas mujeres contraen cáncer de seno y cuántas mueren cada año? El resultado fue el doble de las víctimas de SIDA. Entonces empecé The Breast Cancer Research Foundation. El lazo rosado fue nuestra respuesta al lazo rojo para la lucha contra el SIDA.
En 1993 Evelyn fundó The Breast Cancer Research Foundation (BCRF) para proporcionar los fondos necesarios para la investigación médica y científica del cáncer de seno en todo el mundo, la cual presidió y que ha recaudado hasta hoy más de 350 millones de dólares y apoya a 186 investigadores alrededor del mundo.
Evelyn y Alexandra enviaron un lazo rosado a la Casa Blanca, a la primera dama de Estados Unidos Hillary Rodham Clinton, con una petición que fue concedida por el presidente Bill Clinton, quien firmó una proclama nombrando el 19 de octubre Día Nacional de la Mamografía.
Estée Lauder, Clinique y Origins ofrecieron un pasador esmaltado del lazo rosado a cambio del compromiso mínimo de 10 dólares de donación, y recaudaron casi 300 mil dólares para la Breast Cancer Research Foundation (BCRF), una fundación para la investigación del cáncer de seno. -Eres admirablemente sorprendente -le dijo Leonard a Evelyn. -Todavía no has visto nada -le respondió ella sonriente-. Tengo más ideas.
Evelyn Lauder y Elizabeth Hurley en 2002
Evelyn Lauder y Elizabeth Hurley en 2002

Evelyn era aficionada a la fotografía y, en 1992, Holly Solomon exhibió en su galería 75 fotografías realizadas por ella sobre las estaciones del año. Recibió tan buenas críticas, que Evelyn las publicó en un volumen en 1994, que tituló The Seasons Observed, -Todas las ganancias obtenidas por  las ventas serán donadas a beneficio de la BCRF -declaró ella.
En los mismos términos publicó en el 2002 su segundo libro de fotografías An Eye for Beauty, una selección de imágenes a todo color, de brillantes puestas de sol en el Pacífico, primeros planos de flores, rostros o caprichosas formas de la luz en el agua o el cieloSus fotografías están expuestas en colecciones públicas y privadas, incluyendo el museo Whitney de Arte Americano, el museo de Arte de Brooklyn y el museo de Bellas Artes de Houston, y en Europa, en Madrid y París.
Evelyn y su esposo amaban el arte y en su penthouse de la Quinta Avenida de New  York tenían una significativa colección de arte moderno, incluyendo cuadros de Picasso, Fernand Léger y Rothko.
Evelyn reclutó en 1995 a la modelo Elizabeth Hurley, quien era el rostro de Estée Lauder, como vocera de las campañas BCA. Elizabeth comentó: -Recientemente mi abuela había muerto de cáncer de seno, por lo que era una causa muy cercana a mi corazón.
En 1999, la BCA publicó su primer libro distribuido en el mundo entero: El cáncer de mama no solo afecta a las mujeres. La revista Crain?s New York Business nombró a Evelyn entre las 100 mujeres más influyentes en los negocios de New York.
En el 2000, por iniciativa de Evelyn, se lanzó la BCA Campaign's Global Landmark Illumination. Por ella, 26 famosos monumentos en 22 países alrededor del mundo, como el Empire State Building de New York, la Casa de la Opera de Sidney, Australia, y la Torre de Pisa, en Italia, fueron iluminados simbólicamente con una luz rosada para atraer la atención sobre la importancia de la salud del seno y la temprana detección del cáncer de mama.
A partir de entonces, iluminar los edificios se convirtió en una tradición. -La Sra. Evelyn H. Lauder está cambiando con efectividad la forma de llamar la atención para librar la lucha contra el cáncer de seno -señaló un columnista, admirado. Al año siguiente, otras 40 primeras damas y dignatarios oficiaron la iluminación en rosa de los monumentos en el mundo.
En el 2002 fue honrada con la orden Chevalier de la Legión de Honor de Francia.
En el 2003 fue lanzada la campaña La cinta rosa iluminada. Cientos de personas formaron la cinta sosteniendo velas y usando ropa rosada en campos universitarios y plazas públicas alrededor del mundo, en solidaridad con la lucha contra el cáncer de seno, y 74 monumentos fueron iluminados de rosa, entre ellos las Cataratas del Niágara en Canadá. Ese año, The Estée Lauder Companies cambió el color de su famosa cinta rosada pálida por un rosado fuerte.
El sábado 24 de abril de 2004 fue un día muy triste. Estée Lauder falleció en su casa de Manhattan de un paro cardiopulmonar, dejando un imperio de 5.120 millones de dólares. Tenía 97 años. La familia estaba consternada. Estée había vivido motivada por el deseo de realzar la belleza que hay en cada mujer y logrado sus sueños con creces. El último libro que Evelyn publicó fue de cocina en el 2006, In Great Taste,con recetas frescas, saludables y sencillas.
En el 2007, el tema de BCA fue Gana la lucha contra el cáncer de seno, creado por Marisa Acocella. En el 2008, Francia apoyó la BCA soltando cientos de globos rosados frente a la Torre Eiffel. En el 2009, la campaña de la BCA en 70 países fue titulada: Mundo Rosado. Mundo sin Cáncer de Seno. Usa el lazo rosado. Haz la diferencia. China le dio su apoyo iluminando de rosado el Centro Acuático Nacional en el parque olímpico de Beijing.
Para conmemorar el Mes de Concientización del Cáncer de Mama, en el 2010, The Estée Lauder Companies BCA Campaign logró iluminar en color rosado un total de 38 puntos de referencia mundiales históricos durante 24 horas, incluyendo el Angel de la Independencia de México y el Burj Al Arab, en Dubái, creando una nueva categoría y logrando un nuevo récord en el libro Guinness de Récord Mundiales, titulado La mayor cantidad de monumentos iluminados por una causa en 24 horas. -No puedo estar más satisfecha de los resultados -dijo Evelyn-. Mientras más publicidad mundial haya, más vidas se salvarán.
En el 2011 se añadió una piedra azul al pasador del lazo rosado, por el 1% de los casos de hombres diagnosticados con cáncer de seno en los Estados Unidos.
Muchas otras organizaciones se beneficiaban también de las recomendaciones y la generosidad de Evelyn, como las de protección al medio ambiente y las de arte. Como miembro de la Fundación Lauder, presentó un nuevo concepto de "aventura en los parques infantiles de New York", construyendo tres áreas de juego en el Central Park.
Los proyectos de Evelyn iban viento en popa, pero la salud de ella había dado un vuelco. Tenía cáncer de nuevo, pero sin relación con el de seno que había sufrido. Se trataba de un cáncer de ovarios no genético.
Por complicaciones derivadas del mismo, Evelyn falleció a los 75 años de edad, el 12 de noviembre de 2011, en su casa de Manhattan, acompañada por sus familiares.
Su esposo Leonard, presidente emérito de The Estée Lauder Companies, estaba inconsolable. Su hijo William Lauder, presidente ejecutivo de la firma expresó: "Mi madre llevó la antorcha de la herencia de nuestra compañía y los valores que les fueron traspasados por mi abuela, la Sra. Estée Lauder... Siempre recordaremos a la persona maravillosa que fue".
BCA Campaign está celebrando su 20 aniversario en este 2012 y lo ha dedicado a la vida y legado de su fundadora Evelyn H. Lauder. El título de la campaña es Courage (Valor), una cualidad que siempre la distinguió.

FIN
Debemos aclarar que el género de la novela biográfica no es un género puro. Tiene tanto de historia y realidad como de ficción y fantasía. La biografía tiene como mérito estudiar e historiar al personaje en su entorno real. Decir obligadamente la verdad lógica de los hechos. Sin embargo, el mérito de la novela es darle forma a la historia. El autor la adorna con su imaginación. Crea diálogos y presenta los personajes según su concepción personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada