¿Por qué elegí esta ilustración?

Ilustracion: Georges de La Tour Magdalena Penitente 1625-1650 Metropolitan Museum Nueva York

¿Por qué elegi esta ilustración?

Una habitación a oscuras, una única fuente de luz, una gran figura que llena todo el cuadro. Una mujer sentada. Aún es joven, ni su rostro que apenas vemos, ni su cuello y escote, ni sus manos delatan todavía la huella destructiva del tiempo. Solo tres colores, los más antiguos, los que han acompañado a los humanos desde la remota prehistoria: el blanco, la luz, el rojo, la vida, el negro, la muerte.
Georges de La Tour (1593 – 1652), pintor lorenés, hijo de un albañil, casado con una mujer de la nobleza, con ínfulas de noble y odioso a sus vecinos, famosísimo en vida. Habitante del terrible siglo XVII, en una tierra disputada entre el Imperio y el rey de Francia. Georges de La Tour no existía, de su producción de casi quinientos cuadros, quedaron veintitrés originales. Georges de La Tour volverá existir a partir de 1932, cuando la Europa del siglo XX, que ya olvidaba lo que era la oscuridad pronto conocerá las tinieblas.
Los cuadros de Georges de La Tour no tienen título, es decir su título original se ha perdido y el que tienen es posterior al redescubrimiento del pintor. Volvamos al cuadro. ¿Esta mujer es María Magdalena? María Magdalena, santa muy popular en la Edad Media, fue un motivo muy repetido desde el Renacimiento, pues en un cuadro de temática religiosa es posible pintar a una hermosa mujer, poder exhibir ricos ropajes, desnudez femenina sin que hubiera censura. Magdalena a partir del Renacimiento es casi siempre rubia, de larga y rizada cabellera. Incluso o sobre todo, cuando de trata de Magdalena penitente, es posible apreciar la sensualidad del personaje. María Magdalena siempre fue una santa incómoda, ambigua, turbadora. No era virgen, no era esposa, no era madre, pero es una de las valientes mujeres que asiste a la Crucifixión y el primer testigo de la Resurrección. La Iglesia no tuvo más remedio que tolerarla.
Magdalena está sola en una habitación despojada como una celda, mira hacia el espejo aunque no vemos su reflejo ¿se ve ella misma? Quizá se mira por última vez. Quizá nunca más volverá a ver su rostro iluminado intensamente por la única fuente luz, ese candelabro con esa vela lujosa de cera, en ese espejo de marco tallado. Ha dejado el collar de perlas sobre la mesa, las perlas que en el siglo XVII indican liviandad, se asocian con las cortesanas y la prostitución. En el suelo hay otras joyas. Magdalena se está despidiendo, en silencio, en soledad absoluta. Pero Magdalena aún es quien ha sido, la mujer que ha conocido el placer y la libertad. Aún calza lujosamente y su falda roja como los zapatos es de rico tejido. Ese color rojo que lleva siglos tiñendo los vestidos de novia, los vestidos de fiesta, los vestidos de las prostitutas. Es cierto que lleva una sencilla camisa, la camisa es esa época una prenda interior, pero su larga melena, no rubia ni rizada, sino oscura y lisa, está cepillada como la de una dama de la época Heian. Y en otras o posterioresversiones, Magdalena, que ya ha renunciado, que ya no se ilumina con velas sino con candiles de aceite, que ya es penitente, mantendrá esa lisa y perfecta cabellera de dama japonesa.
Un universo casi monócromo, una austeridad total, habitaciones despojadas, personas humildes, nada bellas, unos volúmenes geométricos, incluso en los rostros. El ser humano solo, ante sí mismo, a la luz de una vela, de un candil, de una llama. En nuestro mundo de hoy hace mucho que perdimos la oscuridad. No podemos imaginar lo que es vivir solo a la luz de día, que luminarias como candiles, velas, antorchas, solo eran algo para hacer el tránsito a la noche, a la oscuridad total. Dije más arriba que cuando se redescubrió a Georges de La Tour en 1932 Europa estaba a punto de recordar las tinieblas. No las tinieblas metafóricas de vivir una era de guerra como la que vivió el pintor, sino las reales. Durante los años de la Segunda Guerra Mundial la mayoría de las ciudades europeas bajo la amenaza de la destrucción de los bombardeos aéreos, volvieron a ser lo que habían sido durante siglos: lugares de oscuridad, incertidumbre y miedo.
Magdalena, seria, sola en esa habitación desnuda, con los restos de su pasado, con el espejo que el que no se volverá a mirar, rozando con sus dedos el cráneo amarillento de frente huidiza que tiene en el regazo pero al que no mira todavía. Magdalena es la imagen de la melancolía, muy parecida a la deDomenico Fetti, contemporánea suya. La melancolía de quien sabe que no volverá a haber amores, ni fiestas, ni alegría, ni belleza, porque todo es pasajero. Cuando Magdalena apague esa vela y se haga la oscuridad total en la habitación para el sueño de la noche, ese sueño será el hermano de la muerte que están acariciando sus dedos.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

De modo que ésta es la lucha que has sostenido durante eones, y esto es lo que está cambiando. Está ante ustedes la liberación de los atributos de la vieja energía y de cómo funcionan las cosas. Y el alma vieja es la primera en recalibrarse, porque ella debe ser el ancla para el futuro, porque cuando lo normal se empieza a recalibrar para quienes no son almas viejas, el alma vieja se yergue como un faro de luz y es la referencia para los demás, que no tienen idea de lo que está sucediendo.


MINI CANALIZACIÓN EN VIVOKryon por Lee Carroll
Billings – Montana
Sábado 29 de junio de 2013

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.
Hay sofisticación y sabiduría en el salón gracias a los que están en las sillas. Yo no estoy hablando con extraños, pero tal vez algunos se pregunten por la relación o incluso si lo que está sucediendo es real.  El proceso que ven aquí no le resultaba cómodo a mi socio 23 años atrás. Hay una apertura que tiene lugar a nivel del alma, a nivel cuántico, en la pineal del cerebro. Y esta apertura en particular - a la que pueden llamar portal aunque no sea exacto- es un puente que se establece entre el Ser Humano corpóreo innato y el Yo Superior. 
El Yo Superior es el puente hacia el otro lado del velo, porque el Yo Superior existe en ambos lugares todo el tiempo. El Ser Humano se esfuerza por trabajar con él constantemente.  Es lo que ustedes quieren: poder sentarse en la silla sin importar lo que pueda estar sucediendo en su vida y decir: “Le hace bien a mi alma.” Poder tener ese consuelo, la capacidad para ver más allá de lo que su mente tridimensional está capacitada para ver. Eso es canalizar y ha estado en la humanidad desde que la humanidad recibió la semilla de la Verdad.
Está en la esencia y el sentimiento de las obras de arte más excelsas del mundo. Es el artista que canaliza lo que sabe que debería aparecer en el lienzo. Es el escultor que cincela la piedra para revelar lo que sabe que hay en su interior, es el escritor que pone en el papel la historia que provino de un lugar de su cerebro y que nunca imaginó que estuviese allí.  Y es el lugar del que el canalizadorpuede tomar la información y la energía del otro lado del velo y aprender a brindárselas en forma lineal y eso es lo que mi socio aprendió a hacer.
Y aquí estamos. Conozco a todos los presentes y esto puede ser difícil. Quizá ustedes no sepan qué significa en realidad. Más tarde vamos a hacer algo que no hemos hecho desde hace mucho tiempo. Les voy a contar una historia. Les voy a dar otra parábola, pero quiero que entiendan esta relación, porque cada uno de ustedes lleva en su interior algo sin descubrir. Ustedes saben  que está allí, porque están sentados en estas sillas buscándolo; lo sienten intuitivamente, pero no conocen su magnitud. Ustedes no saben que son eternos. Lo sospechan, pero no hay una ventana de conocimiento que se abra de pronto y lo valide ante su corazón. No en realidad. Por eso, la proximidad de la muerte siempre da un poco de miedo por un momento, hasta que recuerdan de qué se trata, y entonces la transición se llena de gratitud y de júbilo y de remembranza. Pero mientras estás aquí, querido Ser Humano, en la energía que has creado en el planeta,  te hallas titubeando entre la fe, el conocimiento, la tradición, lo que te han contado y lo que te está diciendo tu intuición.
Esta es la labor del Trabajador de la Luz: generar una creencia que no esté corroborada por los atributos tridimensionales que les gustarían a quienes te rodean. Ellos ven lo que haces y se inquietan, piensan que tal vez estés algo desequilibrado. Ven lo que haces y piensan que estás en algún culto y alguien te está llevando por algún camino, porque si no, ¿por qué pensarías de esa manera?  No se dan cuenta de que ellos están en una especie de caja y te acusan de estar en una caja aún más pequeña.
De modo que ésta es la lucha que has sostenido durante eones, y esto es lo que está cambiando. Está ante ustedes la liberación de los atributos de la vieja energía y de cómo funcionan las cosas. Y el alma vieja es la primera en recalibrarse, porque ella debe ser el ancla para el futuro, porque cuando lo normal se empieza a recalibrar para quienes no son almas viejas, el alma vieja se yergue como un faro de luz y es la referencia para los demás, que no tienen idea de lo que está sucediendo.
Este es un tiempo en que la Tierra empezará de verdad a sentir los cambios en la naturaleza humana real, y los sistemas que se montaron para operar con la antigua naturaleza humana tendrán problemas. Cualquier sistema que se haya montado para operar con una naturaleza humana que es codiciosa, que permite justo un poco de deshonestidad y falta de integridad, que ha estado siempre al borde para atrapar  lo que se escapa, todo eso se está terminando debido a la transparencia que nunca antes había estado disponible, en la que un Humano podrá mirar a otro y saber exactamente quién es, como si todos ustedes fueran intuitivos y pudieran leer la energía de todo lo que está sucediendo en la vida del otro. No los pormenores, sino el color del desequilibrio, o el color de la alegría, o el color de un alma vieja. Me resulta difícil explicarlo: lo que viene es un cambio en la naturaleza humana. Y en el grupo ante mí, algunos están heridos por esta realidad – yo sé quiénes están aquí, quiénes se sientan en las sillas. Algunos de ustedes están dolidos por la pena. Algunos están incómodos con lo que ven ante ustedes.Algunos están preocupados por lo que está sucediendo en su propia vida.
Ahora estoy aquí para decirles que es hora de que aprendan a abrir esa puerta para encontrar esa parte de ustedes que es la conexión que están buscando, ahora mismo, mientras mi socio les habla. No con su voz, con algo del otro lado del velo. No es una persona, no es una entidad, sino la Fuente Creadora misma. Esto siempre ha sido así; la canalización no es nada nuevo, queridos. Lo hemos dicho antes: todas las Escrituras del planeta no fueron escritas por Dios, sino por Humanos bajo la influencia de la canalización.
De modo que aquí está otra vez. Hay grupos en todo el mundo que empiezan a darse cuenta del cambio que se avecina; por eso están ustedes aquí, para resolver este enigma. No para escapar de sus problemas, sino para sentar las bases de la madurez y arraigarse donde otros puedan verlos, ver por lo que han pasado y saber que ellos también pueden hacerlo. Sólo las almas viejas de este planeta pueden sacar esto adelante. Lo hemos dicho antes. Y aquí están ustedes. Tal vez sea la única razón por la vinieron hoy a escuchar esto, dicho de este modo, y vale la pena saber, al salir de aquí, que no están solos y que hay otros que sienten lo que ustedes sienten. Esto reúne a la familia de una manera cuántica, así que, aunque estén enclaustrados por su cuenta, sepan que con ustedes están docenas de miles.
Esta es la energía para la cual nacieron. Algunos van a decir: “Bueno, yo ya estoy demasiado viejo para hacer algo.” Eso no es correcto. Es la persona mayor; tiene que ser la persona mayor. O el joven que dice: “Soy demasiado joven, recién estoy en el comienzo, ¿qué puedo lograr?”  Les diré: las personas verán respuestas en ustedes, respuestas personales, no su edad. Ya sean jóvenes o personas mayores: Dios es Dios, no hay edad.  Están en ustedes de un modo que los otros de su misma edad necesitan ver. De modo que esto abarca todas las edades. Las almas viejas están en todas partes.
Continúen. La lucha apenas ha empezado.  Para plantar las semillas.  Porque la resistencia de la vieja energía se empieza a desvanecer. La realineación de la batalla, se podría decir, cuando los ejércitos dan marcha atrás y recapacitan y algunos se dan cuenta de que ahora pueden hacerlo sin arma alguna. Este es un nuevo paradigma de la oscuridad y la luz. 
Y así es.
Kryon
http://www.kryon.com/cartprodimages/2013%20downloads/download_billings_13.html
Traducción: María Cristina Cáffaro
Edición: Susana Peralta
Sitio autorizado de Kryon por Lee Carroll <www.manantialcaduceo.com.ar/libros. htm>

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada