¿Por qué elegí esta ilustración?

Ilustracion: Georges de La Tour Magdalena Penitente 1625-1650 Metropolitan Museum Nueva York

¿Por qué elegi esta ilustración?

Una habitación a oscuras, una única fuente de luz, una gran figura que llena todo el cuadro. Una mujer sentada. Aún es joven, ni su rostro que apenas vemos, ni su cuello y escote, ni sus manos delatan todavía la huella destructiva del tiempo. Solo tres colores, los más antiguos, los que han acompañado a los humanos desde la remota prehistoria: el blanco, la luz, el rojo, la vida, el negro, la muerte.
Georges de La Tour (1593 – 1652), pintor lorenés, hijo de un albañil, casado con una mujer de la nobleza, con ínfulas de noble y odioso a sus vecinos, famosísimo en vida. Habitante del terrible siglo XVII, en una tierra disputada entre el Imperio y el rey de Francia. Georges de La Tour no existía, de su producción de casi quinientos cuadros, quedaron veintitrés originales. Georges de La Tour volverá existir a partir de 1932, cuando la Europa del siglo XX, que ya olvidaba lo que era la oscuridad pronto conocerá las tinieblas.
Los cuadros de Georges de La Tour no tienen título, es decir su título original se ha perdido y el que tienen es posterior al redescubrimiento del pintor. Volvamos al cuadro. ¿Esta mujer es María Magdalena? María Magdalena, santa muy popular en la Edad Media, fue un motivo muy repetido desde el Renacimiento, pues en un cuadro de temática religiosa es posible pintar a una hermosa mujer, poder exhibir ricos ropajes, desnudez femenina sin que hubiera censura. Magdalena a partir del Renacimiento es casi siempre rubia, de larga y rizada cabellera. Incluso o sobre todo, cuando de trata de Magdalena penitente, es posible apreciar la sensualidad del personaje. María Magdalena siempre fue una santa incómoda, ambigua, turbadora. No era virgen, no era esposa, no era madre, pero es una de las valientes mujeres que asiste a la Crucifixión y el primer testigo de la Resurrección. La Iglesia no tuvo más remedio que tolerarla.
Magdalena está sola en una habitación despojada como una celda, mira hacia el espejo aunque no vemos su reflejo ¿se ve ella misma? Quizá se mira por última vez. Quizá nunca más volverá a ver su rostro iluminado intensamente por la única fuente luz, ese candelabro con esa vela lujosa de cera, en ese espejo de marco tallado. Ha dejado el collar de perlas sobre la mesa, las perlas que en el siglo XVII indican liviandad, se asocian con las cortesanas y la prostitución. En el suelo hay otras joyas. Magdalena se está despidiendo, en silencio, en soledad absoluta. Pero Magdalena aún es quien ha sido, la mujer que ha conocido el placer y la libertad. Aún calza lujosamente y su falda roja como los zapatos es de rico tejido. Ese color rojo que lleva siglos tiñendo los vestidos de novia, los vestidos de fiesta, los vestidos de las prostitutas. Es cierto que lleva una sencilla camisa, la camisa es esa época una prenda interior, pero su larga melena, no rubia ni rizada, sino oscura y lisa, está cepillada como la de una dama de la época Heian. Y en otras o posterioresversiones, Magdalena, que ya ha renunciado, que ya no se ilumina con velas sino con candiles de aceite, que ya es penitente, mantendrá esa lisa y perfecta cabellera de dama japonesa.
Un universo casi monócromo, una austeridad total, habitaciones despojadas, personas humildes, nada bellas, unos volúmenes geométricos, incluso en los rostros. El ser humano solo, ante sí mismo, a la luz de una vela, de un candil, de una llama. En nuestro mundo de hoy hace mucho que perdimos la oscuridad. No podemos imaginar lo que es vivir solo a la luz de día, que luminarias como candiles, velas, antorchas, solo eran algo para hacer el tránsito a la noche, a la oscuridad total. Dije más arriba que cuando se redescubrió a Georges de La Tour en 1932 Europa estaba a punto de recordar las tinieblas. No las tinieblas metafóricas de vivir una era de guerra como la que vivió el pintor, sino las reales. Durante los años de la Segunda Guerra Mundial la mayoría de las ciudades europeas bajo la amenaza de la destrucción de los bombardeos aéreos, volvieron a ser lo que habían sido durante siglos: lugares de oscuridad, incertidumbre y miedo.
Magdalena, seria, sola en esa habitación desnuda, con los restos de su pasado, con el espejo que el que no se volverá a mirar, rozando con sus dedos el cráneo amarillento de frente huidiza que tiene en el regazo pero al que no mira todavía. Magdalena es la imagen de la melancolía, muy parecida a la deDomenico Fetti, contemporánea suya. La melancolía de quien sabe que no volverá a haber amores, ni fiestas, ni alegría, ni belleza, porque todo es pasajero. Cuando Magdalena apague esa vela y se haga la oscuridad total en la habitación para el sueño de la noche, ese sueño será el hermano de la muerte que están acariciando sus dedos.

viernes, 18 de noviembre de 2011

LIMPIA LAS CAPAS DE EGOS Y MEMORIAS Y REGRESA A TI MISMO

LIMPIA LAS CAPAS DE EGOS Y MEMORIAS Y REGRESA A TI MISMO
“O te nutres permanentemente con la limpieza a través de Ho’Oponopono ó te envenenas con memorias repitiéndose. No hay término medio.”
En Ho’Oponopono decimos: “Si lo ves, lo tienes”
“Cuando estaba aprendiendo con Morrnah ella nunca decía mucho. Cuando algún problema surgía, ella decía: Mira adentro de ti”. Esto es busca dentro de ti mismo. No hay otro lugar para buscar.
Estamos muy bien entrenados para buscar las causas de nuestros problemas “allá afuera”. Es como buscar algo que se perdió dentro de la casa, en el jardín... sólo porque en el jardín hay más luz del sol... tan ridículo como eso...
El Ho’Oponopono (arrepentimiento, perdón y transmutación) es un proceso que nos permite relacionarnos con la Luz (la Divinidad) que nos creó. Ningún gurú ó clérigo ó cualquier otro intermediario son necesarios para realizar este proceso.
Morrnah dijo: “El objetivo principal de Ho’Oponopono es descubrir la Divinidad dentro de uno mismo. Es un don, un regalo profundo, que nos permite desarrollar una relación de unidad y trabajo con nuestra Divinidad interior para aprender a pedir, en cada momento, que nuestros errores en los pensamientos, palabras, obras, actitudes ó acciones sean limpiados y transmutados en la Luz del Amor. Este es un proceso que esencialmente se trata de la Libertad. De la liberación absoluta y completa de nuestro pasado.
Ho’Oponopono alienta la búsqueda de respuestas dentro de uno mismo. Pero es difícil escuchar respuestas cuando estamos perdidos, inmersos en nuestras quejas y dolencias, sin contar los conflictos, desacuerdos, opiniones, juicios y resentimientos.
“En Ho’Oponopono no visualizas, no estableces metas, no haces listas de objetivos. Sólo limpias y confías en Dios.”
Con este proceso, borramos las memorias dolorosas compartidas desde el comienzo de nuestra creación que se repiten como problemas en nuestro subconsciente y se manifiestan en nuestra experiencia.
De algún modo, esto nos dá un gran poder para liberar (resolver) nuestros problemas, ya que es una proceso entre tú y la Divinidad.
El mayor problema de los seres humanos es que somos tremendamente arrogantes. Eso es lo que el pensamiento es: arrogancia. El pensamiento es en esencia “yo sé”. La sabiduría, sin embargo, es estar en el vacío, “libre de pensamientos”.
Solo estando en el vacío puede llegar la Luz. Tan pronto algo venga a mi mente, la Luz no puede entrar. La Luz puede venir cuando mi mente está limpia, clara, en un estado de silencio.
“La mayoría de nosotros tememos a la nada. Hacemos todo lo posible para sobresalir, ser protagonistas, destacarnos, ser “alguien”. Cuando confías en el intelecto para lograr el éxito, tratar de encontrarlo en esta NADA es un concepto difícil de entender”
El intelecto siempre está tratando de adoptar una posición y decir: “Yo soy esto”. No puede evitarlo. Pero, realmente, tú no lo sabes. Tú no sabes qué eres. El intelecto sólo te cuenta una buena historia. Tiene una habilidad mágica para hacerte brillar. Puedes quedar impresionado!. Pero debes pedirle algo fundamental: RESULTADOS. Yo estoy orientado a resultados.
Tu puedes elegir estar en lo correcto, (tener la razón) ó ser “pacífico”. Querer estar en lo correcto siempre te lleva al sufrimiento.
“Cuando eres “nada” la Divinidad puede iluminarte con su Luz de Amor y darte la INSPIRACIÓN”. “Tenemos tanta basura, tantas memorias, tantos pensamientos “tocando” en nuestra mente, que la Luz de Dios no puede llegar allí.”
Por eones hemos acumulado estos errores, nos hemos apartado de la Luz. Por qué? Porque somos arrogantes. Le decimos a Dios “Yo puedo sólo” “Yo sé lo que es bueno para mí” “No te necesito” “Yo lo haré a mi modo”. Y Dios respeta esa decisión.
Todos los problemas, tensiones, enfermedades que experimentamos son repeticiones de viejas memorias emocionales negativas. Siendo todos residentes del Cosmos, todos compartimos un fondo común de antiguas memorias negativas.
Cuando decides liberar DENTRO DE TI estas memorias que compartimos, Dios toma esas memorias dolorosas (ira, dolor, pena, enfermedad) y las purifica neutralizándolas. Luego las liberará y allí ya no habrá nada. Habrá vacío. Y la memoria cargada de emociones tóxicas desaparecerá. Luego ocurrirá algo extra: Una vez liberado y vaciado, la Luz colocará entonces allí dentro lo que es correcto y perfecto para ti.
Ho’Oponopono es el camino del arrepentimiento y el perdón. Antes de ser PERDONADO tengo que estar ARREPENTIDO. La mayoría de las personas están en la culpa. Lo contrario del arrepentimiento es la culpa. Lo contrario de la culpa es ser 100% responsable sin buscar culpables, que, por otro lado, es una inútil pérdida de tiempo.
Si NO tomo el 100%de responsabilidad, esa enfermedad, esa ira, ese dolor, NO se irán.
Estas memorias negativas son sólo una manifestación de mis pensamientos. Si cambio mis pensamientos y permito que sean transmutados por la Divinidad en su Luz Pura, todo lo desagradable y negativo se irá de nuestras vidas. Y cuando estas cosas se van, cuando esto pasa, alguna nueva creación vendrá. Justamente, a través de ser responsable, de tomar 100% de responsabilidad, la Luz inmediatamente te dá aquello que necesitas y tu recibes la INSPIRACIÓN.
Al mismo tiempo, todos estamos “interconectados”. Cuando borras en ti, desaparece del mundo.
Todos tenemos que avanzar juntos. Si tú no te mueves, yo tampoco puedo moverme. Si tú no vas a casa, yo tampoco puedo ir. Si tú no estás en la Luz, yo tampoco puedo estar en la Luz. Esto es “todo para uno y uno para todos”. Tampoco puedo volver a casa con algunos. Puedo volver con TODOS ó no volver a casa en absoluto.
Esto no se puede hacer en forma individual. Sin embargo, la responsabilidad individual es importante, ya que es la que comienza el proceso.
Todos compartimos todas las memorias comunes desde el comienzo de nuestra creación. Porque todos estamos revueltos en una olla con el mismo estofado! No podemos escapar uno del otro!
Si alguien me llama y me cuenta que tiene un dolor en la cadera, yo sé que fue causada por una memoria que compartimos con esa persona. Entonces hago el proceso y la memoria es transmutada. Nunca se sabe qué traerá la Luz para ti, ó qué te inspirará a hacer. La Luz tal vez diga: “Ok. El juego ha terminado”. No estoy aquí para esperar hasta la próxima vida. Estoy aquí para terminarlo de una vez!. Veo la vida como un proceso de ser 100% responsable y estar limpiando continuamente los errores del pensamiento. Entonces nos volvemos capaces de evolucionar junto con la Madre Tierra, los Planetas, con una mota de polvo, los zapatos que llevo puestos, esta camisa... ¡Todo se mueve! Estoy aquí como un recolector de BASURA! Estoy para ser 100% responsable y, aunque es muy simple, a menudo es difícil que comprendan lo simple que es!
Alguien me pregunta: “Por qué debo decir “lo siento”? Esto me hace culpable de algo?”
Antes que nada, debes comprender que la luz no necesita oírlo. Tú necesitas oírlo. De hecho, la Luz no necesita nada. Tal vez, tú pienses todavía que puedes ofender a Dios. Aquí y ahora te afirmo y te confirmo que tú no puedes hacer tal cosa. La Luz respeta todas tus decisiones y jamás juzga. Eso hacemos los seres humanos. Somos arrogantes, nos ofendemos y emitimos juicios y sentencias. Creemos que la Divinidad lo hace así como nosotros lo hacemos. Pero todas esas características no tienen NADA QUE VER con Dios. Son puramente humanas, puramente egoicas. Dios NO ES así como somos los humanos. Esto es lo primero que debes corregir en tu sistema de creencias.
Tú dices “lo siento”, “por favor, perdóname” porque cometiste un error. Reconoces que cometiste el error y eso ya es muchísimo. Pero fundamentalmente pides perdón ó dices “lo siento” porque eres INCONSCIENTE!. Cuando vas por la calle y empujas a alguien, dices “lo siento” automáticamente, porque sabes que cometiste un error. Pero estabas inconsciente. Tú no vas por la calle empujando personas conscientemente.
Vamos por la vida de modo inconsciente, tal cual zombis. Por eso dices “lo siento”. No sabes cual memoria estás limpiando. Pero eres capaz de reconocer el error. Y esto son las memorias que compartes con otros.
Después de todo, tú puedes elegir todavía no limpiar, no ser 100% responsable. Entonces, con tu libre albedrío, has elegido vivir de las memorias repitiéndose, con tu ego y con tus problemas. No hay juicio sobre esto. Puedes hacerlo de cualquier modo. Es tu derecho, tu elección. Pero deberás saber, que si eliges no limpiar, entonces no debería haber ningún motivo para que te quejes de tus problemas, ya que tú los elegiste así de todos modos.
Cuando viajo alrededor del mundo me preguntan cómo se hace la limpieza todo el tiempo. Es un trabajo que no puede parar JAMAS. En nuestra vida, permanentemente entran experiencias que son oportunidades para hacer la limpieza. Esto nunca para. Todo el tiempo está ocurriendo. Por eso la limpieza es un trabajo contínuo. Cómo hacemos esto TODO EL TIEMPO? La limpieza comienza DENTRO de uno mismo. Se dirige a la memoria compartida que está dentro de nuestro subconsciente. Con nuestra mente conciente (madre ó Uhane) solicitamos, por medio del subconsciente (niño ó Unihipili) a la Divinidad, a la Fuente, que está en contacto directo con nuestro Aumakua (Padre ó mente Supraconsciente) que borre esas memorias que compartimos, para volver a la LUZ. Por eso es tan importante que el subconsciente aprenda a hacer la limpieza, por que el subconsciente nunca duerme, y si le enseñamos a hacerla (tal como le enseñamos a manejar ó a andar en bicicleta) él la hará por nosotros todo el tiempo. La relación entre el Uhane y el Unihipili es la más importante de la creación, por este motivo precisamente.
Cómo ocurre esto?
Al principio sólo había Vacío. Sin memorias, sin problemas.
Del Vacío proviene la LUZ. Buda lo llamó ILUMINACION. Jesús lo llamó CORAZON PURO.
Fuimos creados por la Divinidad perfectos. Fuimos creados puros de corazón. Perfectos significa que cada pensamiento que teníamos de La Luz era Luz. Porque éramos una reflexión de la Luz, entonces éramos perfectos. Cuando tú eras ese ser perfecto, tú eras libre. Esto es lo que el AMOR es. El AMOR es SER LIBRE.
Los problemas no somos nosotros, no son los demás. Los problemas son la MEMORIAS que compartimos. Ellas son el VERDADERO ENEMIGO. Si alguien en tu entorno está enfermo ó tiene un problema cualquiera; si alguien te hace un comentario a cerca de una persona (que tal vez ni si quiera conozcas) que tiene un problema, entonces tú te encuentras en una especie de “oscuridad” a la que tienes que llevar la LUZ. Esto quiere decir que allí hay una memoria que compartes con otro ó con otros (no importa si no lo conoces). TODO lo que llega a tu vida, cualquier cosa que sea, es una memoria que compartes. Si llegó a tu vida, es porque eso que está ocasionando el problema a otros, a ti ó a desconocidos, es una memoria que compartes con ellos.
Aquí puedes tomar el 100% de responsabilidad y borrar EN TI la memoria que compartes (por que también está en TI) ó puedes no tomar la responsabilidad, entonces la memoria seguirá repitiéndose en ti y en los otros y no se limpiará.
Si decides limpiar, se limpia en ti y en todos los demás. Cuando limpias, cuando borras, vuelves a estar en la LUZ. Entonces, si permites a Dios hacer, si permites a Dios actuar en tu vida, borrar y transmutar en LUZ estas memorias que se manifiestan como problemas en tu experiencia, en ese momento tú y Dios son como UNO. Ocurre una comunión con la Divinidad.
Somos criaturas de Dios, niños de la LUZ, perfectos así como Dios es. No hay memorias repitiéndose. No hay problemas. Esto es el estado de CERO.
Cuando estamos desconectados, desintegrados, no podemos ser UNO con Dios. Nos estancamos. Quedamos enganchados. Somos zombis. Esto es cuando nuestro Aumakua, nuestro Uhane y nuestro Unihipili van cada uno por su lado y no hay conexión interior.
La conexión comienza en la mente consciente (Madre-Uhane).
Cuando estamos conectados, integrados, la comunicación con Dios fluye. Allí es donde permitimos a Dios hacer. Esto es Ho’Oponopono. HACER LO CORRECTO Ó CORREGIR UN ERROR.
Cuando algo se manifiesta en nuestra vida como un problema, esto es una memoria que se encuentra en el subconsciente volviendo a “tocar” ó a “sonar”, repitiéndose, hasta que la limpiamos.
Por eso es tan importante alcanzar el subconsciente, el niño interior, y establecer una conexión, para poder limpiar esas memorias. ¿Cuál es esa memoria? Sólo Dios sabe. Tu no necesitas (no puedes, nunca podrás saber cuál es) saber eso. Dios, que todo lo sabe, sabe cuál es esa memoria y sabe que estás dispuesto a liberarla, entonces la transmuta en PURA LUZ. El Unihipili (niño) es liberado entonces de esa memoria y ya no sufre por ella. Entonces el problema desaparece. (Memoria = sufrimiento, tormento del subconsciente).
Con amor y respeto a tod@s : Deseo dejar plasmado en cada mensaje cuán importante es que cada uno aplique su DISCERNIMIENTO en todos los mensajes que reciben día a día, aún los que yo misma distribuyo, puesto que cada quien debe tomar lo que sea necesario para el momento que viva, y algunos mensajes simplemente se irána la papelera de su computadora, pero otros, les darán una buena GUIA en este tiempo de tantos cambios y movimientos. Tomen lo que les resuene y sirva, lo que no, deséchenlo, y ante todo recuerden que el Poder se encuentra dentro de cada uno.

En el Nuevo Paradigma ya no somos seguidores de Gurúes, Maestros Espirituales, etc., lo único que debemos seguir es nuestro corazón, nuestro DIOS interno, nosotros mismos somos nuestros guías, nuestros maestros, TODO ABSOLUTAMENTE TODO ESTA DENTRO NUESTRO. Siempre disciernan sin juicio, sin crítica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada